Warning: A non-numeric value encountered in /home/hlx4vi07e37o/public_html/luislozano/wp-content/themes/Divi/functions.php on line 5806
LA BIBLIA DE LA COMUNICACIÓN EFICAZ

LA BIBLIA DE LA COMUNICACIÓN EFICAZ

Desde el desafortunado “No traigo cash” de Zedillo hasta el “Yo no soy la señora de la casa” de Peña Nieto, constantemente presenciamos cómo los funcionarios públicos o los líderes de las organizaciones nos regalan declaraciones fallidas que no solo desvirtúan su imagen pública sino que amenazan con echar por tierra una larga trayectoria.

Algunos nacen con el don de la palabra. Pero son unos pocos. La mayoría, sin embargo, puede entrenarse de forma sistemática para cautivar, seducir e influir en sus audiencias. Esa es la meta de un vocero exitoso.

La biblia de la comunicación eficaz, editado por Paidós ofrece paso a paso una serie de herramientas útiles y puntuales que dotan al lector de lo que necesita para convertirse en un comunicador eficaz y memorable, tanto en intervenciones mediáticas como en presentaciones públicas relevantes o incluso ante sus colegas.

Este libro de Ana Paula Ugalde Haro es una obra completa sobre los aspectos que abarca la vocería. Tiene recomendaciones prácticas de muy fácil implementación.

Ana Paula Ugalde Haro es egresada de la carrera de Comunicación en la Universidad Iberoamericana. Cuenta con un diplomado en Estrategias de Comunicación Política en la misma institución y maestría en Análisis Político y Medios de Información en el ITESM. Desde hace más de 18 años trabaja como consultora especializada en el diseño e implementación de estrategias de comunicación, así como en la formación de voceros. Ha capacitado a más de cinco mil personas de instituciones públicas y privadas, y su experiencia abarca también el trabajo con altos funcionarios públicos en campañas políticas a nivel municipal, estatal y federal. Antes de desempeñarse como consultora, se dedicó a la práctica periodística en medios como Televisa, TV Azteca y la revista Expansión. Como docente, ha impartido cursos y talleres en la Universidad Iberoamericana, el Instituto Matías Romero y la Escuela de Administración Pública de la CDMX.

DIOS O NADA

DIOS O NADA

En esta entrevista amplia, variada (autobiográfica y doctrinal; experiencial y conceptual; africana, romana, universal…), sincera, briosa y en tantos momentos cautivadora, el cardenal Sarah aborda con altura y franqueza los grandes temas eclesiales de la actualidad: desde la misión de la Iglesia, la evangelización, la liturgia o la oración, al celibato sacerdotal, las vocaciones, la lucha contra la pobreza o las más candentes cuestiones en torno a la familia y al matrimonio.

He leído Dios o nada con gran provecho espiritual, alegría y gratitud. Vuestro testimonio de la Iglesia en África, del sufrimiento durante la época del marxismo en Guinea y de una vida espiritual dinámica, tiene gran importancia para la Iglesia. Es singularmente relevante y profundo lo que afirma acerca de la centralidad de Dios, la celebración de la liturgia y la vida moral de los cristianos. Su valiente respuesta a los planteamientos de la “teoría de género” clarifica una cuestión antropológica fundamental. Benedicto XVI, Papa emérito.

Hay un “momento de África” que se está desarrollando en el catolicismo, y el cardenal Robert Sarah es una de sus voces más importantes. Si quiere usted entender las fuerzas que configuran el futuro de la Iglesia, le recomiendo que lea este libro. John Allen, escritor y editor estadounidense.
El cardenal Sarah muestra un profundo amor por el Evangelio, el corazón de un pastor para los pobres y una visión clara de los desafíos a los que se enfrenta la Iglesia en el mundo posmoderno. Es una guía importante para la misión de la nueva evangelización. José H. Gómez, Arzobispo de Los Ángeles (California).

Robert Sarah nació en Guinea en 1945. Sacerdote desde 1969, en 1979 fue nombrado Arzobispo de Conakri, con 34 años de edad. En 2001 Juan Pablo II lo llamó a la Curia romana, donde desempeñó sucesivamente dos altos cargos. Benedicto XVI lo creó Cardenal en 2010, y en 2014 Francisco lo nombró Prefecto de la Congregación para el Culto divino y la disciplina de los sacramentos.

Erasmo de Rotterdam. Triunfo y tragedia de un Humanista

Erasmo de Rotterdam. Triunfo y tragedia de un Humanista

Una obra maestra de la divulgación de la Historia, la Religión y la Política.

Nos habla del cambio de una era, del tiempo que a veces pone a los hombres antes las mismas disyuntivas: el estudio, el fanatismo, el partidismo, la discusión sobre la libertad.

La disciplina espartana del seminario y la coacción espiritual de las empulgueras de la escolástica habían sido para sus nervios, finos, sensitivos y curiosos, un verdadero martirio; su espíritu, hecho para la amplitud, no puede desplegarse en tales angosturas. Pero quizás esta hiel y este vinagre eran necesarios para darle aquella increíble sed de saber mundano y de libertad, pues en esta disciplina aprendió aquel hombre, largo tiempo castigado, a odiar como inhumano, de una vez para siempre, toda limitación y estrechez de cerebro, toda doctrinaria unilateralidad, toda brutalidad y todo despotismo.

Erasmo de Rotterdam. Triunfo y tragedia de un Humanista», de Stefan Zweig. Página 26

Nunca termino de aprender sobre el Humanismo, el Renacimiento, la Reforma, la Ilustración,… y lo peligroso que es confundirlas cual estudiante de secundaria perezoso, que sólo quiere pasar curso y no entender su mundo entendiendo un poco sobre el mundo que lo precedió.

(…) como verdadero cosmopolita no es más que visitante en todas partes, sólo huésped; en ninguna adopta las costumbres y el modo de ser de un pueblo, en ninguna una lengua viva. En todos sus innumerables viajes, en realidad pasó al lado de lo más característico de cada país sin verlo. Para él, Italia, Francia, Alemania e Inglaterra, se componían de la docena de hombres con los cuales podía mantener una conversación refinada; una ciudad, de su biblioteca; y notaba, cuando más, ello aparte, dónde los mesones eran más limpios, las gentes corteses y los vinos más dulces. Pero todo lo que no fuera el arte de los libros permanecía recóndito para él; no tenía ojos para la pintura, ni oído para la música. No advertía lo que en Roma estaban creando un Leonardo, un Rafael y un Miguel Ángel y censuraba el entusiasmo artístico de los papas como superflua dilapidación, como antievangélico amor del lujo.

Erasmo de Rotterdam. Triunfo y tragedia de un Humanista», de Stefan Zweig. Página 28

Increíble lo que cuenta Zweig sobre la importancia de su figura y de su disputa con Lutero. La oposición de sus personalidades y la vigencia de la distinción entre el pensador y el revolucionario, entre el hombre de paz y conciencia y el fanático guerrero y de acción. Erasmo siempre celoso de su libertad, Lutero poseído del ansia de imponer sus ideas, pero también deseando obtener para sí, sin éxito, el favor de Erasmo.

Pero, en épocas políticas, mantenerse aparte y en un todo imparcial es más difícil que ingresar en un partido, y, con gran enojo suyo, el nuevo partido trata de autorizarse refiriéndose a Erasmo. Éste fundó la crítica reformadora de la Iglesia, que después Lutero transformó en un ataque contra el papado; como dicen amargamente los teólogos católicos, Erasmo «puso los huevos que empolló Lutero». Quiéralo o no, Erasmo, hasta cierto grado, es responsable de las acciones de Lutero como quien le preparó el camino: «Ubi Erasmus innuit, illic Luther irruit».

Erasmo de Rotterdam. Triunfo y tragedia de un Humanista», de Stefan Zweig. Página 92

Zweig escribe el libro en 1934, con la conciencia del ascenso nazi en su querida Alemania, se ve su miedo a la deriva autoritaria europea, como si tuviera miedo de cometer los mismos errores históricos. Profundiza en la visión Europea del erasmismo, la estrategia de Carlos V y su Universitas Christiana y las aspiraciones de los principes alemanes. Zweig no nos da una lección de historia rigurosa, nos da su opinión sobre la historia a través de su visión de la política y del alma humana.

Todos los grandes conflictos violentos de la humanidad son menos atribuibles a la voluntad de violencia que reside en la sangre del hombre que a una ideología que desencadena esta voluntad y la impulsa contra otra parte de la familia humana. Sólo el fanatismo, ese bastardo del espíritu y de la violencia, que quiere impone la dictadura de una idea, la de la suya propia, a todo el universo, como la única forma permitida de fe y de existencia, hiende la comunidad humana en enemigos y amigos, partidarios y adversarios, héroes y criminales, creyentes y herejes; como sólo reconoce su sistema y sólo quiere considerar como verdadera su verdad, tiene que echar mano de la violencia para abatir a todos los otros dentro de la pluralidad de representaciones, querida por Dios. Todas las violentas limitaciones de la libertad espiritual, de la libertad de opinión, la inquisición y la censura, la hoguera y el cadalso, no han sido impuestas al mundo por la violencia ciega sino por el fanatismo de severa mirada, ese genio de la parcialidad y enemigo hereditario de la universalidad, ese prisionero de una única idea que intenta siempre hostigar al mundo entero y encerrarlo en esta prisión suya.

Erasmo de Rotterdam. Triunfo y tragedia de un Humanista», de Stefan Zweig. Página 67

La visión europea de Erasmo como un todo, y su sentimiento aristocrático respecto del conocimiento y la sabiduría, te hacen pensar una y otra vez sobre los grandes temas que no se agotan, temas cuya esencia hay que abordar en distintas épocas históricas aún estando revestidos de diferentes disfraces.

En su estimación exagerada de la civilización, los humanistas no comprenden las fuerzas primitivas del mundo de los impulsos, con su indomable violencia, y, con su optimismo cultural, convierten en cosa insignificante el espantoso problema, apenas soluble, del odio de las masas y de las grandes psicosis apasionadas de la humanidad. Sus cálculos son demasiado simples: para ellos, hay dos capas sociales, una inferior y otra superior; abajo, la muchedumbre sin civilizar, ruda y apasionada; arriba, el claro círculo de los educados, de los comprensivos, de los humanos, de los civilizados, y el principal trabajo les parece realizado cuando logran atraer partes cada vez mayores de la capa inferior de los incultos para unirlas a la superior de la cultura.

Erasmo de Rotterdam. Triunfo y tragedia de un Humanista», de Stefan Zweig. Página 70

Es posible que no sea el libro histórico más riguroso en términos fácticos. Stefan Zweig no lo pretende, sino que nos da su visión, su toma de partido por Erasmo y el erasmismo. Al igual del mundo que está viendo desaparecer (la República de Weimar), ve en Erasmo la ilusión de un mundo que pudo ser y que otras fuerzas y circunstancias evitaron.

21 lecciones para el siglo XXI

21 lecciones para el siglo XXI

En este nuevo libro, según cuenta Harari en la introducción, quiere responder a preguntas tan actuales como “¿Qué implica el ascenso de Donald Trump? ¿Qué podemos hacer con la epidemia de noticias falsas? ¿Por qué está en crisis la democracia liberal? ¿Ha vuelto Dios? ¿Se aproxima una nueva guerra mundial? ¿Qué civilización domina el mundo: Occidente, China o el Islam? ¿Tendría Europa que abrir sus puertas a los inmigrantes? ¿Puede el nacionalismo resolver los problemas de la desigualdad y el cambio climático? ¿Qué debemos hacer respecto al terrorismo?”. Fue Francis Bacon quien nos enseñó que “la información es poder”; en este mundo de exceso de información, para Harari “la claridad es poder”: es la capacidad de sintetizar lo complejo para elegir lo más adecuado.

El autor divide el libro en cinco bloques:

  1. El desafío tecnológico

La humanidad está perdiendo la fe en el relato liberal que ha dominado la política global en las últimas décadas, exactamente cuando la fusión de la biotecnología y la infotecnología nos enfrenta los mayores desafíos que la humanidad ha conocido.

  1. 1. El final de la historia se ha pospuesto

“Los humanos pensamos más en relatos que en hechos, números o ecuaciones, y cuanto más sencillo es el relato, mejor”. El relato liberal, sobre el poder y el valor de la libertad, fue el mantra global de los 90 y 2000. En 1938 había tres relatos a elegir; en 1968, dos; en 1998, uno solo; en 2018, ninguno. El momento Trump es más nihilista.

  1. 2. Trabajo. Cuando te hagas mayor, puede que no tengas un empleo

La Inteligencia Artificial (IA) suplantará a los humanos en un número creciente de actividades. Mozart en la máquina. ¿Nuevos empleos? El espíritu emprendedor debe acompañarse de una revolución en la educación y en la psicología. Muchas personas pasarán de la explotación a la irrelevancia. La ayuda básica universal, con experimentos en Finlandia (2017), Ontario, Livorno y en varias ciudades holandesas, se votó en referéndum en Suiza en 2016 (y se rechazó). Harari nos recuerda que “Homo sapiens no está hecho para la satisfacción, sino que la felicidad humana depende menos de condiciones objetivas que de expectativas”.

  1. 3. Libertad. Los macrodatos están observándote

Algoritmos, y el drama de la toma de decisiones. Coches filosóficos (que resuelven dilemas éticos), dictaduras digitales, Inteligencia Artificial y Estupidez natural. “La ciencia ficción confunde la inteligencia con la consciencia”.

  1. 4. Igualdad. Quienes poseen los datos poseen el futuro

A lo largo del siglo XX se produjo una reducción de la desigualdad. Ahora parece que esa promesa podría no cumplirse. “En Francia y Nueva Zelanda (con tradición de estado del bienestar), quizá la élite siga haciéndose cargo de las masas, aunque no las necesite. En Estados Unidos, más capitalista, la élite puede desmantelar lo que quede del Estado del bienestar”. ¿Quién posee los datos? Los gigantes como Google, Facebook, Baidu y Tencent están en la carrera. “Una vez que los políticos puedan pulsar nuestros botones emocionales directamente, generando ansiedad, odio, alegría y aburrimiento a voluntad, la política se convertirá en un puro circo emocional”. En 2018, uno podría preferir dar sus datos a Zuckerberg que a Putin (tras el escándalo de Cambridge Analytica, Harari señala que uno puede llevar al otro)

  1. El desafío político

La fusión de infotecnología y biotecnología es una amenaza para los valores modernos de la libertad y la igualdad. Cualquier solución al reto tecnológico tiene que pasar por la cooperación global. Pero el nacionalismo, la religión y la cultura dividen a la humanidad en campos hostiles y hacen muy difícil cooperar globalmente.

  1. 1. Comunidad. Los humanos tenemos cuerpo

El 16 de febrero de 2017, Zuckerberg propuso una comunidad global desde Facebook (cuenta con más de 2.000 M de usuarios directos). Podemos llegar a no separar lo online de lo real (offline).

  1. 2. Civilización. Sólo existe una civilización en el mundo

¿Choque de civilizaciones? 200 estados soberanos, en general de acuerdo en los mismos protocolos y leyes internacionales.

  1. 3. Nacionalismo. Los problemas globales necesitan respuestas globales

Durante la Guerra Fría el nacionalismo ocupó un papel secundario; con el reto nuclear, el reto ecológico y el reto tecnológico, debemos pensar en una “nave espacial Tierra”.

  1. 4. Religión. Dios sirve ahora a la nación

Para entender el papel actual de las religiones, hemos de discernir entre problemas técnicos, políticos y de identidad. “Religiones, ritos y rituales continuarán siendo importantes mientras el poder de la humanidad resida en la cooperación de las masas resida en la creencia en ficciones compartidas”.

  1. 5. Inmigración. Algunas culturas podrían ser mejores que otras

La creciente oleada de refugiados e inmigrantes provoca reacciones contradictorias en los europeos. Del Racismo al Culturismo.

  1. Desesperación y esperanza

Aunque los retos no tienen precedentes, y aunque los desacuerdos son enormes, la humanidad puede dar la talla si mantenemos nuestros temores bajo control y somos un poco más humildes respecto a nuestras opiniones.

  1. 1. Terrorismo. No nos asustemos

“Los terroristas son maestros en el control de las mentes”. Desde el 11S, los terroristas han matado anualmente a unas 50 personas en la UE, 10 en EE UU. 7 en China, 25.000 en todo el mundo (la mayoría en Irak, Afganistán, Pakistán, Nigeria y Siria). Los accidentes de tráfico matan a 80.000 europeos, 40.000 norteamericanos, 270.000 chinos y 1,25 M de personas en el mundo. “El terrorismo es una estrategia militar muy poco interesante”. Es una pequeña moneda en un gran frasco vacío.

  1. 2. Guerra. Jamás subestimemos la estupidez humana

Las últimas décadas han sido las más pacíficas de la historia de la humanidad. Desde la crisis de 2008, la situación internacional se está deteriorando muy deprisa, el belicismo vuelve a estar de moda y el gasto militar se eleva considerablemente. Corea, la perspectiva del Kremlin. Es “el arte perdido de ganar las guerras”. Contra la estupidez humana, una dosis de humildad.

  1. 3. Humildad. No somos el centro del mundo

Grecia, los judíos, el cristianismo. “Entre todas las formas de humildad, quizá la más importante sea la humildad ante Dios”.

  1. 4. Dios. No tomes el nombre de Dios en vano

“El eslabón perdido entre el misterio cósmico y el legislador mundano suele proporcionarlo algún libro sagrado”. “El laicismo puede proporcionarnos todos los valores que necesitamos”.

  1. 5. Laicismo. Acepta tu sombra

Movimientos seculares no dogmáticos con preguntas modestas.

  1. Verdad

Si el lector se siente abrumado y confundido por la situación global, se halla en la senda adecuada. Los procesos globales se han hecho demasiado complejos para que una persona pueda comprenderlos por sí sola- ¿DE qué manera, entonces, podemos saber la verdad acerca del mundo y evitar caer víctimas de la propaganda y la desinformación?

  1. 1. Ignorancia. Sabes menos de lo que crees

“El poder actúa como un agujero negro que deforma el espacio que lo rodea. Cuanto más nos acercamos, más retorcido se torna todo”.

  1. 2. Justicia. Nuestro sentido de la justicia podría estar anticuado.

“La justicia exige no sólo un conjunto de valores abstractos, sino también comprender las relaciones concretas de causa y efecto”. “Todas las tribus humanas existentes se hallan absortas en promover sus intereses particulares y no en entender la verdad global”.

  1. 3. Postverdad. Algunas noticias falsas duran para siempre

Las noticias falsas y la propaganda no son nada nuevo. “La verdad y el poder pueden viajar juntos sólo durante un trecho. Más tarde o más temprano, seguirán por sendas separadas. Si queremos poder, en algún momento tenemos que difundir ficciones”.

  1. 4. Ciencia ficción. El futuro no es lo que vemos en las películas

“Los humanos controlan el mundo porque pueden cooperar mejor que ningún otro animal, y pueden cooperar tan bien porque creen en las ficciones”. Vivir en una caja (El show de Truman). Disney pierde la fe en el libre albedrío (Del revés). Un mundo feliz, de Aldous Huxley, el más profético de los libros de ciencia ficción del siglo XX.

  1. Resiliencia

¿Cómo se vive en una época de desconcierto cuando los relatos antiguos se han desmoronado y todavía no ha surgido un relato que los sustituya?

  1. 1. Educación. El cambio es la única constante

Más que información (ya tenemos demasiada) un profesor debe enseñar la capacidad de dar sentido a la información. Hackear a humanos.

  1. 2. Significado. La vida no es un relato

La cartera de la identidad, la prueba de la realidad.

  1. 3. Meditación. Simplemente, observemos

En fin, Harari apela a nuestra capacidad de resiliencia en un momento crucial para la humanidad. Hemos domado la naturaleza para adquirir más poder. Hemos creado mitos para explicar el mundo. Ahora estamos rediseñando la vida para hacer realidad nuestros sueños. Y cabe preguntarse: ¿qué hemos perdido por el camino?