Warning: A non-numeric value encountered in /home/hlx4vi07e37o/public_html/luislozano/wp-content/themes/Divi/functions.php on line 5806
¿Cuáles son los beneficios de tener una empresa socialmente responsable?

¿Cuáles son los beneficios de tener una empresa socialmente responsable?

Si estás en el mundo de los negocios debes tener presente que a los consumidores les gusta relacionarse con buenas empresas. Ser una empresa socialmente responsable es una maravillosa manera de atraer atención positiva a tu corporación, y hacer que tus empleados estén orgullosos de pertenecer a ella

Pero, ¿qué es una empresa socialmente responsable?

Bueno, ser socialmente responsable significa que estás consciente de que tú o tu empresa tiene una obligación total con la sociedad. Según Gananci, estas son algunas ideas de negocios ecológicos para empezar desde casa.

Se tienen iniciativas para evaluar y asumir la responsabilidad de los efectos de la empresa en el bienestar ambiental y social. Este tipo de empresas promueven un cambio social y un ambiente positivo.

¡Aquí te van algunos beneficios de tener una empresa totalmente responsable!

Construyes tu marca

Ser socialmente responsable es una excelente manera de construir tu marca y crear un nombre positivo a tu alrededor. Cosas como la benevolencia, la confianza y una imagen positiva son posibles de lograr a través de la responsabilidad social.

Si eres lo suficientemente inteligente y apoyas el tipo correcto de negocio, pueden surgir también oportunidades de marketing y co-branding.

Atraes y retienes el mejor talento humano

Las personas quieren sentir que están haciendo una diferencia en el mundo, por lo tanto, esta es una manera ideal de atraer y retener el mejor talento. Cuando los empleados se sienten orgullosos de donde trabajan, desarrollan un sentimiento de lealtad hacia la compañía, convirtiéndolos de inmediato en embajadores.

Los millennials están especialmente conectados a la idea de trabajar para compañías socialmente responsables. Algunas encuestas han arrojado como resultado que el 80% de las personas entre los 13 y los 25 años de edad quieren trabajar para compañías que se preocupan por los efectos y contribuciones a la sociedad.

Los consumidores aman las empresas socialmente responsables

Son muchas las personas que están dispuestas a pagar más por productos y servicios provenientes de compañías socialmente responsables. Pues tienen en cuenta que están consumiendo algo que previamente tomó en cuenta el bienestar del ambiente y de la sociedad.

La autenticidad, la inclusión y la amabilidad en todo lo relacionado a la empresa, desde la cultura hasta las campañas de marketing, son valores realmente importantes. Si quieres atraer nuevos clientes a tu negocio, lee este artículo en Gananci.

Ayuda a involucrar a tus empleados

Cuando incluyes a tus empleados en procesos más grandes y de planificación visual como diseñar e implementar un programa socialmente responsable para la empresa, se sentirán parte de algo trascendental e importante, lo que inevitablemente les hará sentir más que comprometidos.

Generalmente hablando, los empleados se sientes mán comprometidos cuando se sienten parte de un proceso holístico, en vez de limitarse solo a sus roles y tareas.

Mantiene a tu compañía competitiva

Cuando eliges una posición única como compañía y haces cosas diferentes de los competidores, contribuyes a que tu negocio se destaque. Esto aplica a todas las realidades de los negocios, incluyendo la responsabilidad social. Tu relación con la sociedad es tan importante como la relación con tus clientes.

Tener una visión y una conexión fuertes con una causa que tiene un impacto positivo te da una ventaja competitiva.

Existen muchas compañías que son socialmente responsables como:

  • Coca Cola: cuenta con un programa que empodera a jóvenes empresarias.
  • Visa: se ha aliado con muchos gobiernos de países en vías de desarrollo para ofrecer soluciones financieras a los más necesitados.
  • Google: ha sido reconocida como la empresa más socialmente responsable en la categoría “lugar de trabajo”.
  • Microsoft: tiene una responsabilidad corporativa arraigada a su cultura. Organiza cientos de eventos sociales cada año para recolectar fondos.
  • Toms: por cada par de zapatos que ellos venden, le donan un par a un niño. Ya han dado más de 60 millones de zapatos.

No todo lo que importa en un negocio es producir dinero, sino aprovechar esa posición para poder dar voz a los más vulnerables. Si más empresas se suman a trabajar en la línea de la responsabilidad social, imagina el gran impacto que se haría en la sociedad y el ambiente.

¡La responsabilidad social es un acto de empatía!

Definición de Asociación Civil

Definición de Asociación Civil

El acto y la consecuencia de asociarse o asociar reciben el nombre de asociación. Este concepto también se emplea para denominar al grupo de individuos asociados y a la entidad que agrupa a varias personas que comparten un mismo objetivo.

Civil, por su parte, es una noción que puede asociarse a la ciudadanía y a aquello que no pertenece a la órbita del Estado (es decir, que su gestión es particular y no estatal).

Una asociación civil es una organización privada que dispone de personería jurídica y que no tiene afán lucrativo. Estas asociaciones se componen de personas físicas que trabajan en conjunto con un fin social, educativo, cultural o de otro tipo.

La importancia de la asociación civil es incalculable, en cuanto a que representa un medio para que los ciudadanos se involucren en el espacio público y regulen el accionar del gobierno, mientras dan voz a los diversos grupos de personas que son víctimas de la negligencia. No existe mejor forma de crecer como sociedad que acortar la distancia que separa a los dirigentes del pueblo, un esfuerzo que trae, entre muchos otros beneficios, la adquisición de una sabiduría invaluable para evitar la manipulación.

A pesar de que no faltan mensajes a favor de las asociaciones civiles y de los beneficios que pueden aportar a la convivencia en sociedad, no es común que se expongan los muchos desafíos que conlleva su creación, los numerosos y estrictos requisitos que es necesario superar durante la etapa de arranque para evitar que todo el esfuerzo se desvanezca a los pocos meses en un mar de problemas legales.

Y es que para crear y desarrollar una asociación civil no alcanza con el trabajo arduo y el interés de sus integrantes; si el objetivo es construir una organización estable y capaz de perdurar entonces deben cumplir una serie de obligaciones desde el primer día. Los trámites son muchos, así como las oficinas de gobierno a visitar, y a cada paso es necesario tomar cruciales decisiones que, poco a poco, den forma a la estructura final.

No es posible garantizar al cien por ciento el éxito de una asociación civil siguiendo una receta mágica, pero sí existen ciertos consejos que pueden evitarnos dolores de cabeza a futuro. Quizás el punto fundamental sea reunir a la gente adecuada, al grupo de personas que esté dispuesta a entregarse de manera genuina a la búsqueda de los objetivos, sin permitir que los intereses individuales se interpongan y generen fisuras.

A grandes rasgos, podemos decir que los pasos para constituir una asociación civil son los siguientes: decisión del nombre y registro del mismo en el organismo adecuado; definición del objeto social; decisión del tipo de participantes; establecimiento de los órganos de gobierno; designación del representante legal; elaboración de los estatutos y del reglamento interno; definición de las políticas institucionales; elaboración del acta de asamblea.

El modo de constituir una asociación civil varía de acuerdo al país. Por lo general la ley establece ciertas condiciones para su formación y su funcionamiento, como la presentación de sus estatutos ante la administración pública, la existencia de una cantidad mínima de integrantes y el desarrollo de una contabilidad cuyos datos estén disponibles para todos los asociados.

Un ejemplo de este tipo de organización es la Asociación Civil por la Igualdad y la Justicia (ACIJ), la cual fue creada en Argentina en el año 2002 con el objetivo de velar por el respeto de la Constitución Nacional.

La Asociación de Bibliotecólogos del Uruguay (ABU) también es una asociación civil, cuya sede se encuentra en la ciudad de Montevideo. Su finalidad es representar, defender y promover los intereses de los bibliotecólogos del país.

Cabe destacar que las asociaciones civiles pueden enmarcarse en el conjunto de las ONG: organizaciones no gubernamentales.

¿Qué es el ecoturismo y cuáles son sus características?

¿Qué es el ecoturismo y cuáles son sus características?

El ecoturismo o turismo ecológico es una actividad turística cuya finalidad es minimizar el número de daños que los turistas puedan generar sobre el entorno natural. Es un tipo de turismo muy relacionado con la ética que va más allá del mero disfrute del viajero.

¿En qué consiste el ecoturismo?

La principal diferencia entre turismo y ecoturismo es que este último satisface las necesidades de las zonas ambientales. Mientras que el turismo de masas da poca importancia a su impacto en el ambiente o la cultura del lugar de destino, el ecoturismo aboga por los viajes ambientalmente responsables.

La definición de ecoturismo según la OMT (Organización Mundial del Turismo) hace referencia a su finalidad, principios, elementos que lo integran, sus objetivos y los beneficios que reporta.

De acuerdo con esta definición, a continuación destacamos cuáles son las principales características del ecoturismo:

  • Turismo basado en la naturaleza: el objetivo es que el turista aprenda, mediante la observación de los ecosistemas, a apreciar la naturaleza que le rodea y las culturas tradicionales de dicha zona natural.
Ecoturismo activo: excursiones en kayak
  • Se basa en elementos como la educación ambiental o la interpretación de la naturaleza.
  • Solo un pequeño grupo de empresas especializadas son las que actúan como proveedores de servicios para fomentar esta modalidad de turismo. Suelen ser empresas de propiedad local.
  • El fin último es reducir el impacto negativo que el turismo general suele tener sobre el entorno natural, social y cultural, y de esta forma proteger las zonas naturales utilizadas como centros de atracción del ecoturismo.

El origen del ecoturismo o turismo ecológico como concepto se remonta a la década de los 80, cuando la sociedad mundial empezó a hacerse eco de esta forma de turismo alternativo como una alternativa viable de desarrollo sostenible, especialmente como forma de luchar contra el cambio climático.

El periodo que comprende del 19 al 22 de mayo de 2002, considerado Año Internacional del Ecoturismo, fue clave para su desarrollo gracias a la Cumbre Mundial de Ecoturismo que tuvo lugar en Quebec (Canadá), donde se estableció cuáles son las normas del ecoturismo.

Ecoturismo en Machu Picchu, Perú

Su proceso económico que se ha desarrollado a partir de esta clase de turismo ha llegado a ser altamente positivo en numerosos países, especialmente en Costa Rica, Kenia, Madagascar, islas Galápagos (Ecuador), Puerto Rico y Nepal, donde produce una parte importante de los ingresos del sector turístico.

Ventajas y desventajas

El turismo ecológico involucra al turista de manera que éste pueda verse integrado en las diferentes áreas de interés natural de una región o ciudad. El propósito, como se ha indicado antes, es observar la flora y la fauna en su estado natural.

Si se gestiona correctamente y se establecen propuestas para promocionar proyectos de ecoturismo viables, esta alternativa al turismo convencional puede traer consigo numerosos beneficios, tales como:

  • Rescate de la flora y la fauna
  • Impacto mínimo sobre el medio ambiente
  • Da empleo a personas de las distintas comunidades donde se practica
  • Promoción de políticas y auge de la educación ambiental
  • Creación y uso de ecotecnias o innovaciones tecnológicas destinadas a restablecer el equilibrio entre la naturaleza y la tecnología
Turismo ecológico en Baja California Sur, México

Los riesgos principales de esta alternativa turística tienen que ver con una mala implementación de las diferentes ramas del ecoturismo por parte de sus gestores. En la mayoría de casos, el principal inconveniente tiene que ver con la construcción de infraestructuras turísticas en áreas protegidas, lo cual puede tener los siguientes impactos negativos:

  • Contaminación general
  • Potenciación de las consecuencias del cambio climático
  • Degradación de áreas naturales
  • Alteración de la rutina diaria de los animales salvajes
  • Transculturización (deformación de las costumbres y tradiciones del entorno sociocultural por influencia de otras culturas)

El objetivo debe ser encontrar un equilibrio entre los pros y los contras. Por ello, lo más importante en estos momentos es concienciar a las masas acerca de las consecuencias que el turismo irresponsable puede acarrear para nuestro planeta a largo plazo.

Ecoturismo en el Parque Nacional Tortuguero, Costa Rica

Actividades y ejemplos de ecoturismo

Cumplir con los principios del ecoturismo implica viajar por áreas naturales al mismo tiempo que se respeta el patrimonio natural y cultural de las mismas y se fomenta un desarrollo económico del ecoturismo sustentable.

El ecoturismo permite una amplia gama de actividades e incluso juegos didácticos enfocados a los más pequeños con los que el turista tiene la oportunidad de pasarlo bien a la vez que observa la naturaleza que le rodea. Ejemplos de este tipo de actividades son:

  • Kayak
  • Surf
  • Paseo en caballo
  • Ciclismo
Ciclismo en los Montes Dolomitas, norte de Italia
  • Espeleología
  • Buceo
  • Escalada
  • Viaje en globo aerostático
  • Senderismo
  • Yoga
  • Paracaidismo

Todas estas actividades deportivas permiten, al mismo tiempo que se disfruta, la observación del entorno. Es posible apreciar no solo la naturaleza, sino ir más allá y apostar por formas más extendidas como la observación geológica y la observación sideral del área. Como vemos, son muchas las opciones que este tipo de turismo abarca.

Apostar por los viajes de turismo ecológico implica disfrutar y apreciar los atractivos naturales que la Tierra nos ofrece: paisajes, flora y fauna, animales en su hábitat natural… También la cultura, la sociedad y los poblados indígenas de estas áreas.

 

Educación de los sentimientos

Educación de los sentimientos

EDUCAR es comunicar conocimientos y promover actitudes. Lo primero significa que en toda educación hay una cierta cantidad de enseñanza que se acumula, que se va sumando poco a poco y hace que se vaya conociendo paulatinamente ese algo concreto. Después viene una tarea importantísima: ¿cómo actuar frente a todo ese caudal de conocimientos adquiridos? Son dos etapas sucesivas, pero complementarias.

 

Educar es convertir a alguien en persona más libre e independiente, con más criterio. Ser individuo capaz de pilotar la propia vida con arreglo a unas normas humanísticas. Por eso toda educación positiva humaniza y libera al hombre, llenándolo de amor.

Hay que distinguir por tanto dos facetas en este terreno; por un lado la información y por otro, la formación. Mientras el primero consiste tan solo en la suma de una serie de datos, observaciones y manifestaciones específicas, el segundo va más allá. Trata de ofrecer unas pautas de conducta de acuerdo con una cierta orientación humana, se preocupa que a todo ese saber se le saque el mejor partido, favoreciendo la construcción de un hombre más maduro, más hecho, con más solidez… más humano y más dueño de sí mismo.

Muchos libros sobre educación sexual no son tales, ya que sólo cubren la parcela informativa, pretendiendo ser asépticos en la vertiente formativa. Algo parecido puede suceder cuando ésta se imparte de modo colectivo y termina siendo una especie de clase de anatomía y fisiología a la vez, en donde se relata como se realizan las relaciones sexuales, las distintas técnicas y estilos que existen, pero no hay un fondo moral o ético adecuado. Porque no hay educación sexual neutra.

Es imposible. Es una pieza de museo pedagógica, imposible en su esencia. Habrá unas educaciones más cargadas de orientaciones y otras más ligeras. Unas en la línea de la liberación sexual o apuntando hacia el marxismo, hacia las corrientes del psicoanálisis de Freud o siguiendo las directrices de Jung o de Adler o del conductismo o inspiradas en el humanismo cristiano… pero vacías de criterio no es posible que se den, ya que a eso se le llamaría clase de anatomía o de fisiología o de ginecología, pero en ningún caso educación sexual. Ahí está el matiz diferencial.

Educar es instruir, formar, guiar, sacarlo mejor que hay dentro de una persona; irla puliendo y limando para hacerla más dueña de sí misma. Es provechoso repasar las etimologías. Esta palabra procede de dos derivaciones latinas: e-du-care, que significa ir conduciendo de un sitio a otro; y e-ducere, que quiere decir extraer, sacar hacia fuera loque hay dentro. Una y otra apuntan en la misma dirección.

parejas luis lozano

Educar es aquella operación que se lleva a cabo con alguien y que tiende a la realización más completa de la persona. Esto se produce mediante un progreso gradual y ascendente. Toda educación del tipo que sea necesita tiempo. O dicho de otro modo; es necesari que vaya asimilando paulatinamente todo lo que de palabra y obra ha ido llegando hasta él. Acumulación de contenidos intelectuales, afectivos y técnicos que se aprietan en una síntesis que debe ser realizada por el educador.

Resumiendo: educar es promover el desarrollo de una persona para que alcance un cierto nivel de conocimientos teóricos, que le lleven poco a poco a una actitud práctica que le conduzca a su mayor bien posible. Vemos que consta ésta de una dimensión teórica y de otra práctica . Toda educación es como una labor de orfebrería: labrar a golpe de martillo y de cincel, para sacar del material  con que se cuenta lo mejor.

La educación debe estar presente a todo lo largo de la vida; pero la educación integral tiene su punto de partida en la infancia y en la adolescencia.

¿Cuáles son los principales elementos de la educación?: podemos resumirlos así: el primer lugar el tema específico de que se trate (hay educación física, psicológica, artística, para el tenis, el golf, el inglés, las artes marciales y un larguísimo etcétera); después está la figura del educador que tendrá una enorme trascendencia, la motivación que se ponga en juego, el amor con que se enseñe esa materia y la disciplina que será necesaria para que ésta se vaya consolidando y no sea flor de un día. Enseguida entraremos en cada uno de ellos.

La educación sexual consiste en la consecución de un conocimiento adecuado de lo que es la sexualidad, que va desde su desarrollo hasta la culminación del encuentro físico entre un hombre y una mujer, que apunta hacia la madurez psicológica y la plenitud de la persona, en el marco de lo que debe ser la dignidad humana. Ese conocimiento no descuida ningún aspecto del hombre: va de la anatomía al plano físico, de los aspectos psicológicos a los sociales y culturales, pasando por el terreno espiritual y el entorno en donde ésta se desarrolla o las etapas evolutivas que ésta va a tener. Educación plena, completa, integral. Allí quedan convocados todos sus ingredientes.

La gran tarea del educador es proponer unos fines concretos, haciéndolos sugerentes y atractivos, aunque en un principio sean costosos y se presenten como una cuesta empinada. Todo lo grande del hombre, es hijo del esfuerzo y la renuncia.

El éxito de la educación consiste en proporcionar un conocimiento equilibrado de uno mismo y de la realidad, promoviendo una adecuada jerarquía de valores. La educación sexual fracasa cuando sólo es información técnica y cuando hay un claro desajuste o una falta de armonía en lo que se enseña. No hay verdadero progreso humano si éste no se realiza con un fondo moral.

Por tanto, una buena educación de la sexualidad se dirige a conocer y disponer adecuadamente de la propia vida sexual, siendo capaz de pilotarla hacia el mejor desarrollo personal. Su meta es la integración de estas tendencias en una personalidad cada vez más madura, de modo que todos los impulsos sexuales se encaucen de forma ordenada y enriquecedora.

A los niños hay que iniciarlos a medida que avanza su edad. Son explicaciones sencillas y conformes a su psicología, pero sin falsear la verdad. Sabiendo servirla como algo normal, natural, positivo.

 

parejas luis lozano

Fuente:

Periódico la Tribuna

Página Web:

http://ieip.es/wp-content/uploads/2016/09/educacion-de-los-sentimientos.pdf

 

¿Cómo enseñar a tu hijo a ser buena persona?

¿Cómo enseñar a tu hijo a ser buena persona?

Enseñar a ser buena persona es apostar por sembrar valores positivos que contribuyan al desarrollo de los niños de una forma amena y eficaz.

 

La lección más importante que darás a tu hijo para su vida es la de los valores y la integridad. Además de enseñarle a ser responsable y estudioso, tu deber más grande es el de llevarlo ser buena persona. Hoy, más que nunca, el mundo necesita de seres humanos buenos que propicien un entorno mejor.

Tus hijos tienen el potencial de hacer que el mundo sea un lugar más agradable y te necesitan para lograrlo. Acompáñalos y guíalos para que actúen de la forma correcta y mantengan su vida bajo control.

Cámbiate a ti mismo

Si hay algo en el comportamiento de tus hijos que quieres mejorar empieza por cambiar tú misma y dar el ejemplo.

Si te desesperas o irritas con facilidad es muy difícil pedirles a los niños que sean pacientes y calmados. Para lograr una actitud positiva en tus hijos, hay que mejorar la propia.

Enséñales la importancia del ejercicio

La salud tiene una relación muy estrecha con el estado de ánimo, por eso es tan importante cuidarla.

Una vida sedentaria lleva a las personas a tener problemas físicos y emocionales. Cada célula del cuerpo necesita oxígeno y la manera de obtenerlo es mediante el ejercicio.

Por otra parte, el ejercicio es importante para mantenernos con energía y buen humor. En este sentido, el deporte o el simple hecho de caminar al aire libre durante 30 minutos, como mínimo, permite la liberación de toxinas y tensiones.

Motívalos a encontrar algo que les interese

Además de las asignaturas de la escuela, invita a tus hijos a participar en una actividad extra curricular. Por supuesto, no debes llenar su agenda de actividades. Los extremos son perjudiciales. No obstante, una actividad extra curricular puede ser beneficiosa para que su mente se despeje.

Las artes, los deportes y la ciencia pueden ayudarles a desarrollar diversas habilidades para la vida.

Permítele a tus hijos probar diferentes pasatiempos e identifica cuáles son los que realmente le apasionan. Una actividad que se disfrute ayuda a forjar la disciplina y a tener mejor salud mental.

Demuéstrales la importancia de cooperar

Las actividades en las que los niños comparten tanto con sus pares y como con personas mayores, les enseñan a convivir y a entender la importancia de ser solidarios, proactivos y buenos.

Mediante la socialización y el desarrollo de la independencia se volverán personas más tolerantes y aprenderán a respetar las diferencias. Otro aspecto que se desarrollará en los niños, es la capacidad de valorar y disfrutar el trabajo en equipo.

Enséñales a decir siempre “por favor” y “gracias”

Desde los primeros años de vida, los niños deben aprender la importancia de estas expresiones de gratitud y valoración. La capacidad de reconocer al otro como igual, le ayudará a ser buena persona, a practicar la empatía.

Además de estas palabras básicas, enséñale a tus hijos otras fórmulas de cortesía honesta que le ayudarán a desenvolverse mejor en sociedad y a sentirse mejor consigo mismos.

Ayúdales a establecer relaciones sociales saludables

Una forma de que tu hijo sea inteligente, seguro de sí mismo y tolerante es permitirle socializar con frecuencia. En casa debes ser modelo del tipo de relaciones interpersonales que quieres que tu hijo tenga.

Deja que empiece a construir lazos sociales con otras personas e indícale qué cosas puede mejorar cuando lo hace. De nada servirá que lo aísles para protegerlo de los problemas de las interacciones. Al contrario, debes darle las herramientas para socializar asertivamente.

Enfatiza sobre la importancia de la higiene y el cuidado personal

El punto de partida para ser buena persona es aprender a cuidarse de sí mismo. Esto implica cuidar de la salud, visitar al médico cuando sea necesario y mantenerse limpio.

Desde la primera etapa de la infancia de tus hijos, indícales que deben poner en práctica medidas básicas de higiene personal. Empieza por enseñarles a lavarse las manos y cepillarse los dientes. Luego puedes introducir hábitos más complejos.

Incúlcales amor por la naturaleza

Con la crisis ambiental del planeta es esencial que los niños tengan un estilo de vida amigable con la naturaleza. Motívalos a reciclar, a ser conscientes del cuidado del agua y interactuar saludablemente con el entorno. Demuéstrales que pueden ser parte del cambio que necesita la humanidad.

ser buena persona

Ayúdalos a tener conexiones reales

Con la invasión de la tecnología en la vida diaria es difícil no dejar de lado el contacto humano. Día a día recuérdales la importancia de dar y recibir afecto físico, de valorar al otro como individuo.

Ser buena persona es un proceso formativo que exige dedicación por parte de los padres. Sin embargo, todo esfuerzo valdrá la pena cuando veas que tus hijos hacen mejor su entorno.

El mundo necesita personas bien educadas académica y éticamente para mejorar la convivencia y hacer del mundo un lugar más habitable.