Principios de la Justicia Distributiva

Principios de la Justicia Distributiva

La justicia distributiva se refiere a los principios que regulan la distribución del honor o el dinero u otros activos divisibles de la comunidad, mientras que la justicia conmutativa regula las relaciones y las transacciones entre particulares. La justicia distributiva es adjudicación por un tercero, mientras que la justicia conmutativa es intercambio, inter-relación.

El ecologismo realista y personalista

El ecologismo realista y personalista

Tipos de Realidad y Tipos de Perspectiva

Muchas veces, a veces en las cosas más banales (como un cuento, por ejemplo), dudamos del lugar en el que se encuentra la frontera entre la realidad y el mito, entre lo verdadero y lo fantástico. De vez en cuando pensamos también que cualquier cosa que escapa nuestra percepción sensorial no es real, es decir, que lo que no podemos ver, tocar u oír no forma parte de la realidad. Definir, pues, lo que es la realidad, es una labor difícil, pero sumamente importante al estudiar al amor, al noviazgo o al matrimonio.

El mundo de lo real está compuesto por todo lo que es estudiable, por lo que es comprensible por medio de la razón. Por experiencia, quizá, o simplemente por el estudio que hemos hecho individualmente y que han hecho miles de personas antes de nosotros, sabemos que la realidad está formada por dos modalidades que, aunque son diferentes, tienen el mismo grado de realidad. Ambas son, en otras palabras, igual de reales.

Pareja eco Luis Lozano 2

Pareja eco Luis Lozano 2

Por un lado, está el mundo de las cosas materiales. Éste va desde lo más simple y pequeño, como un átomo o el ADN, pasando por la maravillosa y enorme complejidad de nuestro cuerpo o de los animales y los bosques  hasta llegar a la inmensidad de los planetas y las estrellas. El mundo material incluye también todo el espectro de las invenciones del hombre, desde una silla hasta una computadora.

Por otra parte está la realidad inmaterial. A ella pertenecen esas cosas que a pesar de que no pueden ser vistas, pesadas o medidas y de que son más difíciles de entender, forman parte de la naturaleza espiritual que poseemos como seres humanos. Nuestras intenciones, nuestras ideas, sueños e ilusiones, nuestras mismas acciones…la amistad, los vínculos familiares o los jurídicos y, por supuesto, cualquier expresión del amor, son los componentes de esta otra parte de la realidad. Cualquiera que haya vivido sabrá que todo esto es real; más real, si cabe, que muchas otras cosas que sí podemos ver y tocar.

Pareja eco Luis Lozano 3

Como se dijo al principio, todo lo real es estudiable. Nuestra inteligencia, aunque tenga sus limitaciones, puede ir penetrando y comprendiendo la realidad poco a poco. Gracias a ella podemos verificar nuestro conocimiento, afianzar lo que ya sabemos y rectificar nuestros errores. De este último punto sale por necesidad la observación de que el estudio de la realidad debe ser flexible: muchas veces el camino más corto a la meta es dar unos pasos hacia atrás y volver a comenzar. Uno no puede pretender tener siempre la razón; el error es parte del hombre, y muchas veces el error es una oportunidad idónea para obtener después un mejor avance. Al estudiar la realidad, se debe tener en cuenta que no es algo simple, o sea, que admite muchas perspectivas y que cada una de ellas puede aportar algo significativo y acertado al panorama general. Por lo tanto, la realidad implica interdisciplinariedad al requerir diferentes perspectivas y diferentes niveles de profundidad. Por ejemplo, al estudiar una relación amorosa, pueden intervenir el derecho, la psicología, la sociología, incluso la medicina; y cada una profundizará lo que pueda. El conocimiento de la realidad exige, además de los elementos ya mencionados, profundidad, y para profundizar es necesario amar la realidad, desafiarla, estudiarla con pasión pero también con apertura…implica humildad, sobretodo.

Todo este análisis puede parecer un poco tedioso; demasiadas palabras, muchos términos incomprensibles y complicados…pero es crucial entender que llegar a comprender el significado de la realidad es como haber subido un escalón en nuestro entendimiento de cualquier otra cosa. Si se entiende, por ejemplo, lo que es un ser humano, resulta mucho más fácil estudiar por separado cada uno de sus sistemas o sus órganos; pero si nos enfocáramos en el pulmón sin saber que forma parte de un todo más grande y más complejo, de nada serviría nuestro estudio. Por eso, antes de querer comprender el significado del amor, del noviazgo y del matrimonio, se debe entender al menos un poco mejor la realidad que los engloba.

Como último elemento de este análisis de la realidad, hemos de decir que la realidad de cualquier cosa se localiza fuera de nosotros y que está contenida en cualquier objeto que nosotros estemos estudiando. Poco a poco nos vamos formando en nuestra mente representaciones más o menos adecuadas de esta realidad externa, pero como ya se dijo, la realidad está allí antes de que busquemos entenderla, y está allí, totalmente real, a pesar de que nuestro entendimiento de ella sea erróneo o incompleto.

Fuente:

Alapar México (Puebla)

Página Web:

Noviazgos del Alto Riesgo

 

La arqueología mexicana, una historia de siglos

La arqueología mexicana, una historia de siglos

La historia de la arqueología en México se remonta al siglo XVI cuando a su llegada a Mesoamérica, los españoles y europeos quedaron impresionados con el mundo tan diferente al suyo que encontraron y tuvieron el interés por conocerlo y documentarlo:

“Estaban los cronistas militares y civiles, así como los frailes, quienes proporcionaron una rica información sin la cual, quizás, no se podría entender muchos de los aspectos del pasado. La riqueza de los códices prehispánicos, relatos coloniales, lienzos y mapas, es información que les permitió conocerlo y empezar a investigarlo”.

Así lo relató el arqueólogo Eduardo Matos Moctezuma, investigador emérito del Instituto Nacional de Antropología e Historia (INAH), al participar en el curso superior “La visión antropológica e histórica de México. Homenaje a Rodolfo Stavenhagen”, organizado por la Academia Mexicana de Ciencias Antropológicas (AMCA), en honor al sociólogo fallecido el 5 de noviembre pasado.

Autor entre otros libros de Breve historia de la arqueología en México (SRE, 1992); “Historia de la Arqueología en México II. La arqueología y la Ilustración (1750-1810)”, publicado en 2002 en la revista Arqueología Mexicana; y Arqueología del México Antiguo (Jaca Boks-INAH, 2010), hizo el recuento de esa disciplina que ha sido su profesión desde hace décadas. Se recordará que entre sus proyectos más destacados está el de las excavaciones en el Templo Mayor en el corazón de la Ciudad de México, de las cuales fue responsable, entre 1978 y 1982, además de haber investigado en la Zona Arqueológica de Teotihuacán.

En su recuento, el académico señaló que fue en los siglos XVII y XVIII cuando ya propiamente, la arqueología comenzó a encontrar vestigios de lo que se había documentado. Destacó que al rey Carlos III de Borbón le interesó esta disciplina, e incluso siendo rey de Nápoles y Sicilia, ordenó las excavaciones de las ciudades de Pompeya y Herculano.

Luego, al asumir el trono español, dio indicaciones para investigar el pasado y los vestigios históricos de las colonias españolas. Así, el militar y naturalista Antonio de Ulloa, creó el Real Gabinete de Historia Natural, para agrupar antigüedades, fósiles minerales, animales y monumentos arqueológicos.

Señaló como un momento especial el año de 1700 cuando se dio a conocer el hallazgo de las ruinas de El Tajín y los trabajos realizados por José Antonio Alzate en Xochicalco, titulados Descripción de las antigüedades de Xochicalco.

Otro acontecimiento, sin duda relevante, fue el descubrimiento de la impresionante escultura de la diosa Coatlicue, que anteriormente –precisó– fue llamada Teayoamiqui. Éste se realizó el 13 de agosto de 1790, en las excavaciones de la Plaza Mayor de la Ciudad de México, ordenadas por el virrey Juan Vicente Güemes Pacheco y de Padilla, segundo conde Revillagigedo.

El mismo año, pero el 17 de diciembre, se encontró la Piedra del Sol y posteriormente la Piedra de Tizoc. Hay que mencionar que en el lujoso y bellamente ilustrado volumen Escultura monumental mexica, que Matos publicó con su colega Leonardo López Lujan, da cuenta detalladamente del momento del hallazgo de las piedras mencionadas, con documentos históricos y crónicas, así como de su descripción y se acompaña de fotografías.

Matos refirió también la arqueología del siglo XX en la cual tuvo relevante papel Leopoldo Batres, “un capitán lancero del ejército de Benito Juárez dedicado a la arqueología”. Trabajó en varios lugares, pero Teotihuacán es uno de los más emblemáticos, pues reconstruyó (para bien o para mal, según la perspectiva histórica, académica, conservacionista o el fin con que se mire ahora en el siglo XXI) la Pirámide del Sol.

El arqueólogo señaló que hizó además uno de los primeros museos de sitio:

“A él se le debe la instauración de la inspección de monumentos, con lo que se busca vigilar todo lo relativo a excavaciones arqueológicas, a la protección de monumentos, entre otras tareas.”

Más tarde vendría la creación de la Escuela Internacional de Arqueología Etnología Americana a la cual se incorporaron además de la arqueología, disciplinas lingüísticas y etnografía, entre otras, y egresaron personajes como Manuel Gamio y Franz Boas.

Recordó también que en 1825 en el primer gobierno independiente, por decreto presidencial de Guadalupe Victoria, se creó en la calle de Moneda en el Centro Histórico el Museo Nacional, antecedente del Museo Nacional de Antropología construido por Pedro Ramírez Vázquez en 1964 en el Bosque de Chapultepec, el cual fue declarado monumento nacional y sigue considerándose un hito en la historia de los museos hasta la actualidad.

Cuando apareció Arqueología el México antiguo, López Lujan destacó que se trata de una “obra erudita… digna sucesora de la Historia de la arqueología en México”, de Ignacio Bernal, publicada en 1979.

Los 8 características del liderazgo humanista en las organizaciones

Los 8 características del liderazgo humanista en las organizaciones

 Necesitamos líderes abiertos y humanistas, que desmonten el divismo machista de los iconos del Management, sobrados de visión bélica y astucia competitiva. El artículo bosqueja ocho rasgos de ese nuevo liderazgo.
  1. Subsidiariedad:

Interviene sólo cuando hace falta porque es capaz de contribuir al despliegue de un sistema que funciona con autonomía, y que no depende tanto de él/ella. Parece a veces que no está, e incluso puede ser cuestionado por eso; pero su rol no es otro que facilitar un entorno de gestión colaborativo, donde la gente se sienta co-responsable de lo que hace; basado en motivaciones intrínsecas y no en llamadas desde el despacho del jefe.

  1. Coherencia:

Ser predecible no es tan malo como cuentan en creatividad, porque es bonito, claro que es bonito, que de uno/a digan: “oye, sé lo que puedo esperar de ti”. Pero mientras algunos (como yo) llamamos a eso “coherencia”, otros lo interpretan como “rigidez”, usando la excusa de la flexibilidad para renegar de cualquier gestión por principios.

En cualquier caso, el líder humanista no es un fanático. Si cambia el escenario, y resulta que no queda más remedio que contradecirse (a pesar de todo, eso ocurre); entonces lo explica bien, con argumentos que se entienden, y sin trampas. En definitiva: “Haz lo que digo, porque lo hago”.

  1. Sensibilidad:

La virtud está en los detalles, que es donde un líder se pone a prueba. Empatía, sensibilidad, calidez y humanidad son atributos que le pediría, empezando por esta pregunta que dice mucho de cualquier persona: ¿Cómo trata al eslabón más débil? También observaría otras cuestiones, por ejemplo: ¿jerarquiza en exceso su agenda? ¿tiene la generosidad de separar la forma del contenido? ¿escucha fuentes alternativas, de gente que está a pié de calle? ¿escucha de verdad, o hace el paripé de que escucha?

Esta sensibilidad es paradójica, y puede interpretarse por algunos como debilidad, al moverse por territorios hostiles (“los mercados”) donde se adiestra al líder para mantener distancia y ser suficientemente frío en la toma de decisiones duras. Nadie dice que este equilibrio sea fácil, pero el líder humanista juega con una baza a su favor: al poner siempre en el centro a las personas, sabe a qué atenerse en última instancia.

  1. El mérito como fuente de autoridad:

Entiende que “poder” no es lo mismo que “autoridad”, así que procura cultivar una autoridad legítima, que se base en la confianza y en la transparencia. Se le respeta porque en su itinerario vital consta haber tomado más buenas decisiones que malas. Los hechos hablan por el/ella, en lugar de las palabras.

Pero aquí de nuevo corre el riesgo de ser tachado de “débil”, porque la sociedad está demasiado acostumbrada a un poder-que-ladra, que alardea de sus prerrogativas, y que apela a unos “derechos” que son más fáciles de documentar que los méritos.

El líder humanista no se siente cómodo en entornos donde las fuentes de poder se basan en la coerción, el mandato o el dedazo

  1. Valentía para navegar contra corriente:

La gente cobarde, calcúlalo-todo, no es líder, ni es nada que se le parezca. El que gestiona a base de estudios de mercado, o lanzando globos-sonda para ver cómo reacciona el personal, no va a hacer cosas diferentes, ni va a transformar nada. El líder humanista siente miedo, como cualquiera, pero sabe gestionarlo porque la armonía que encuentra entre pensar, decir y hacer, le aporta un extra de energía que a otros les falta.

Es gente que escucha, pero que otorga prioridad a sus propias convicciones, por las que se guía mientras no le convenzan de lo contrario

  1. Optimizadores de la diversidad:

Ésta es otra de las habilidades que yo destacaría más. Las líderes humanistas entienden las zonas grises, que nadie es perfecto, ni horroroso; y que todo el mundo tiene cosas que aportar. Saben gestionar la diferencia, y valorizar lo mejor de cada talento. Howard Gardner habló de las “inteligencias múltiples”, y ésta es probablemente la teoría que mejor empaque metodológico aporta a este rasgo del directivo humanista.

Su desafío está en conseguir cosas significativas con el material que tienen, en lugar de quejarse de lo que le falta

  1. Generosidad, y… carisma en su justa medida:

El nuevo liderazgo mira con desconfianza al “chupa-cámaras”, al careto tan seductor que ciega las entendederas, y anula la capacidad de pensar de los demás. Vale, el carisma está bien, ayuda e inspira, pero esto no va de colonizar revistas en plan Steve Jobs, sino de que mucha gente se reparta las portadas, que las medallas se socialicen, y que cada uno/a sea atribuido/a con la cuota de reconocimiento que merece.

Los excesos de personalismos dan repelús, y son una tomadura de pelo a la condición humana que es esencialmente social

  1. El fin no justifica los medios:

Esto es importante, muy importante. Un canalla despótico que consigue arrastrar a su organización al top de su mercado para algunos será un líder, pero para mí no. Habrá que ver cómo lo ha conseguido, qué hay detrás de la historia oficial, y si el coste pagado (socialmente hablando) para llegar allí no ha sido excesivo.

Sé que estos rasgos pueden parecer ridículamente “buenistas” para algunos. También que este perfil entra en conflicto con el escenario ferozmente competitivo en el que vivimos hoy, y que quizás prima otros atributos. Pero no quiero que se vea como algo binario, ni como una carta a los Reyes Magos.

Creo en líderes así, porque conozco a personas que se mueven según estos referentes y que gracias a eso forman equipos eficaces. En ese menú de virtudes también caben debilidades. Lo que yo veo como positivo, otros pueden percibirlo como un hándicap. En algunos casos nos movemos en equilibrios inestables de difícil gestión.

Pero de eso se trata, de despertar el imaginario y reflexionar sobre un nuevo liderazgo más abierto, participativo y humanista, que desmonte el divismo machista y egocéntrico con que nos siguen presentando a los líderes las revistas de Management.