Bimbo, la historia de un gigante que llega hasta tu mesa

Bimbo, la historia de un gigante que llega hasta tu mesa

Siete décadas después de su nacimiento, la compañía elabora más de 10 mil productos y tiene 166 plantas en México, Estados Unidos, Canadá, Centro y Sudamérica, España, Portugal, Reino Unido y China.

 

A las 03:00 de la tarde del 2 de diciembre de 1945 salieron del horno los primeros productos de la entonces nueva planta de Bimbo: pan grande, chico y tostado, evento que incluso se anunció hasta en los periódicos.

Aunque Lorenzo Servitje siempre fue reconocido como el fundador del negocio, aquella tarde estuvo acompañado por otros socios, como su hermano Roberto Servijte, además de Jaime Jorba, primer gerente de Ventas de la empresa; Alfonso Velasco, quien era el técnico más destacado de su tiempo en el mundo del pan; Jaime Sendra, que se convirtió en el jefe de personal de la compañía, y José T. Mata, amigo de la infancia de Lorenzo.

Siete décadas después, la compañía elabora más de 10 mil productos y tiene 166 plantas en México, Estados Unidos, Canadá, Centro y Sudamérica, España, Portugal, Reino Unido y China.

Entre los productos que se ganaron el paladar de los mexicanos están las Donas, que fueron lanzadas al mercado en 1952, junto con los Bimbollos, las Medias Noches y los Colchones; otros inolvidables son los Gansitos, que comenzaron a producirse en 1957 junto con los Negritos, que cambiaron su nombre a Nito.

Una de las estrategias de negocio fue la ampliación de su portafolio, ya que para 1971 la empresa de botanas Barcel inició operaciones y ha sabido llevar productos como Takis a otros mercados.

Para 1979, Roberto Servitje fue nombrado director de la compañía, la cual ya contaba con 12 fábricas y 15,000 colaboradores. Bajo su dirección, la empresa se listó en la Bolsa Mexicana de Valores e inició su expansión.

A partir de 1997 Daniel Servitje, hijo de don Lorenzo, se convirtió en el director, tras lo cual inició un agresivo proceso de expansión.

Desde que asumió el cargo, Grupo Bimbo ha hecho 14 adquisiciones. Las de mayor tamaño se efectuaron a partir de 2009, cuando compró George Weston Foods en EU por 2,505 millones de dólares; desde entonces a la fecha ha destinado alrededor de 5,575 millones de dólares para adquisiciones.

Según reportes de la empresa, 51% de sus ingresos provienen de EU y Canadá, 35% de México, 11% de Latinoamérica y 3% de Europa.

La Gastronomía de Puebla patrimonio de la humanidad

La Gastronomía de Puebla patrimonio de la humanidad

Sin duda la cocina poblana es la más reputada de todo México, particularmente por el mole poblano y por los chiles en nogada, ambos iconos de la gastronomía mexicana con numerosas recetas que no cabrían aquí. Son guisos nacidos en conventos de monjas: el mole durante la Colonia y el otro en honor al México independiente, según señala la tradición; por ello representa los colores de la bandera nacional: el verde del chile poblano, el blanco de la salsa de nuez y el rojo de los dientes de granada.

El estado de Puebla tiene tres regiones gastronómicas bien definidas: el centro, con la ciudad de Puebla, correspondiente al Altiplano del país; la Sierra Norte, con Zacatlán, Huauchinango y Cuetzalan; y la Mixteca poblana, con Izúcar de Matamoros, Acatlán y Tehuacán.

Antojitos:

Las chalupas poblanas, uno de nuestros más famosos antojitos, son relativamente pequeñas, hechas con una tortilla muy delgada y sólo se aderezan con salsa verde de tomate con cilantro o roja de jitomate con chipotle, unas hebras de carne de res y cebolla picada semifrita. El secreto de estas chalupas es que deben freírse con abundante manteca de cerdo, sin que doren, para que se mantengan suaves; incluso se les agrega un poco de manteca derretida dentro de la propia chalupa.

Las chanclas que se hacen con un panecito que se saca del horno antes de dorarse comienzan en el fogón, en un amplio caldero donde se coloca una cabeza de puerco en abundante agua para luego ungirla con dos variedades de chile, uno que otro jitomate, la cebolla e indispensables ajos asados y especias escogidas. Esto lleva todo el día de cocción y al anochecer, cuando abre sus puertas el negocio, ya se tienen preparados los aderezos de rigor para rellenar las chanclas, tan pálidas como los pambazos, con ruedas de cebolla cruda o desflemada y tajadas de aguacate.

Cemitas. No se trata de las suaves y dulces cemas defeñas, con sabor de anís, que son un prodigio al rellenarlas con natas de leche y un poco de azúcar. No. Las cemitas poblanas son un pan más alto y rígido, también redondo pero no dulce, hechas con harina fuerte no extrarefinada y el sabor del contenido es textualmente inconcebible en tanto no se deguste el equilibrio intenso que logran sus variados ingredientes, a saber: pata de res cocida y picada, unas hojas de pápaloquelite, aguacate, cebolla, una rebanada de queso fresco, chipotles en escabeche casero, ligeramente dulce por el piloncillo, y una buena rociada de aceite de oliva. Quien de veras sea un apasionado de la comida, no puede seguir sin probarlas. También se hacen en Puebla cemitas de queso de puerco, de pierna, de carnitas, de jamón y de otros “sabores”, pero las clásicas son las de pata (aunque originalmente, hace décadas, eran vegetarianas).

Guajolotes: Son unos pambazos rellenos con una enchilada.

En Huauchinango son toda una especialidad los taquitos miniatura: cada orden individual tiene alrededor de una docena en un solo plato; son dorados y bañados con salsa y crema. También hay otros antojitos de tamaño minúsculo.

Acostumbran comer en Puebla, además de los tamales del clásico mole poblano, tamales de ayocote, ese frijol muy grande morado o café; cuecen y muelen el frijol y le agregan hoja santa, moldean y envuelven los tamales en hoja de mazorca, sin masa de maíz. También hacen tamales pulacles, de masa con calabacitas, frijol y ajonjolí. Asimismo elaboran tamales blancos de masa con manteca y sal, gruesos y aplanados a fin de sopear con ellos el mole.

En Huejotzingo hacen tamales de masa con queso fresco y epazote; también los componen de haba molida con venas de chile y una hoja de aguacate.

Parecidos a los tamales de las pulquerías del Distrito Federal, en Cholula se hacen tamales sin masa de vísceras de pollo guisadas con hierbabuena y chiles serranos.

En la Sierra Norte hacen tamales de frijoles y tequelite, de guías de calabaza, de bola con carne de puerco y quintoniles, de epazote, de mora, de frijol y blanquillos, tamales rodados, tamales canastles y tamales miminques.

Además, entre los antojitos cabría agregar a los tlayoyos de maíz y alberjón, los bocoles rellenos de chileajo y las tlatlapas de frijol amarillo y  chipotle.

Platillos:

chilenogada

Foto: Rafael G. Córdova

Chiles en nogada. Se escogen en el mercado los chiles poblanos tratando de que sean picosos, pues uno de los principales atractivos de los chiles en nogada es el contraste de lo picante y lo salado con lo dulce. Los injertos que ahora proliferan parecen morrones que no pican ni por asomo; el indicador del picor es que sean los más pequeños, que estén bien maduros –incluso rojeando– y que provengan de tierras calientes. El relleno que no esté muy dulce, para que no parezca postre; claro que lleva sus frutas frescas y secas, además de la biznaga cristalizada que conocemos como acitrón, pero todo con moderación a fin de que no resulte empalagoso. La carne del relleno es picadillo, no molidillo, así que hay que trabajar: se pica pequeñita con un cuchillo filoso, nada de molerla pues se desjuga, y con la mitad de puerco y mitad de res. El capeado delgadito, pues no se trata de engordar el chile con un grueso rebozado; hoy ya es tan frecuente hacer los chiles con capeado como sin él (como el platillo es mestizo, podemos indistintamente referirnos a la capa española como al rebozo indígena). Y la nogada, como la palabra proviene de la nuez y no de la crema, nada de falsificarla rebajándola con ese lácteo; y ya que estamos esmerándonos en hacer un buen platillo a la altura de las fiestas patrias, el licor de la nogada que sea bueno, preferentemente un jerez amontillado. Al verde del chile -que para que se vea, no se tapa por completo con la nogada- y al blanco de esta última, se agregan los brillantes dientes rojos de una granada. La tradición dice que unas monjas poblanas inventaron este platillo en honor a Iturbide, incluyendo en él los colores del pabellón nacional.

Mole de cadera. Es de Tehuacán, donde constituye un ritual religioso la matanza de los chivos año con año, precisamente para hacer este mole. Se hace con cuatro chiles diferentes: guajillo, costeño, serrano y cuicateco. Lleva tomate y jitomate, ajo, cebolla y huajes. El sazón lo dan el cilantro y las hojas de agaucate.

También preparan en Puebla caldo de habas con yerbabuena, el consome de Atlixco con quesillo, la sopa de garbanzo seco, el epataxtli en adobo, el ayamole de calabaza, el mole de olla, la tinga poblana, el mole verde de acuyo, las albóndigas enchipotladas, el cuete mechado y el pipián verde.

Postres:

Los dulces de Puebla no son menos famosos que sus guisados. Van desde los populares camotes con sabores de frutas, hasta jamoncillos de leche, borrachitos, arroz con leche, flanes, natillas, panochitas, torrejas, limones rellenos de coco y lágrimas de obispo.

dulces

Foto: Sectur Puebla

Bebidas:

El rompope poblano es de gran prestigio y asimismo se atribuye su creación a los conventos de monjas durante la época de la Colonia.

En la Mixteca poblana hacen un atolillo de res. Otro es el xole de TeziutIán, y del cercano Tlapacoyan, Veracruz, hecho con maíz y cacao, que es equivalente al posol  tabasqueño y chiapaneco.

Productos:

Mole poblano. Su demanda en pasta a granel o enlatado o en frascos es muy grande en toda la república, para guisarlo en casa.

Camotes. Probablemente es el dulce más popular del estado.

Rompope. El rompope poblano se distribuye en todo el país, con varias marcas prestigiadas.

Rutas:

En el centro del estado debe visitarse la capital, Puebla, con su atractiva arquitectura virreinal que motivó la declaratoria de la UNESCO a su favor como patrimonio cultural de la humanidad. Asimismo Atlixco (a 30 kms).

Otra ruta es la de la Sierra Norte, donde es importante visitar Huauchinango, luego Zacatlán de las Manzanas (a 59 kms), después Cuetzalan (a 140 kms) y finalmente Teziutlán (a 101 kms). Todos son poblados muy atractivos, destacando el notable Cuetzalan con intereses coloniales y arqueológicos.

De la Mixteca poblana, es Tehuacán el lugar obligado, con sus famosas aguas termales (a 115 kms de la ciudad de Puebla).

Hay que ir al Mercado Carranza en la capital poblana para comer cemitas, o al de Cholula (donde incluso hay un puesto de primera que usa aceite de oliva importado extra virgen, lo que hace una gran diferencia en el sabor final de este manjar).

En la misma Puebla, es obligado comer chalupitas en el Parque de San Francisco.

RECETA:

La señorita poblana María Isla cedió su recetario personal a la Casa de la Misericordia Cristiana de Puebla, en 1911, y publicado entonces, contiene esta delicia:

Consomé

Se pone en una cacerola con mantequilla, un hueso con bastante tuétano, zanahorias, nabo, ajo, una cebolla, un pedazo de ternera y otro de jamón. Se pone a la lumbre a freír; ya que está dorado, se le va mezclando caldo del puchero, poco a poco para que se consuma; así que se le haya puesto como tres veces, se llena la cacerola del mismo caldo y se deja hervir bien hasta que suelten los huesos. Después se cuela y se sirve.

Filosofía japonesa con Carlos Kasuga

Filosofía japonesa con Carlos Kasuga

Desde ¿por qué no tiran basura en las calles? ¿Por qué puedes dejar con toda tranquilidad tu auto o bicicleta en la calle?

¿Quién es Carlos Kasuga?

• Hijo de inmigrantes japoneses que en los años 30 llegaron a México
• En la actualidad, Carlos es un hombre dedicado a compartir su experiencia con mucha gente, por medio de las conferencias que ofrece a miles de empresarios y altos ejecutivos de diversas firmas.
• Todos los jueves, se auto invita a cenar a casa de sus empleados (él lleva las galletas, pan dulce y sólo pide café), para platicar con ellos, conocerlos, saber qué les inquieta, qué les preocupa, qué les gusta.
• En su empresa, él no tiene baño privado. Hay baños compartidos. “Es muy común ver a empresarios, que tienen baños privados, espejos relucientes, jabones perfumados, toallas blancas… mientras el baño del trabajador es un verdadero cochinero… ¿Ustedes creen que el trabajador no tiene dignidad?… Es así que al ver esta diferencia, el trabajador no se llega a poner verdaderamente la camiseta de su empresa”.
• Fundó el Liceo Mexicano – Japonés, donde a los alumnos les enseñan educación formativa, cómo ser limpios, respetuosos, educados, cómo cuidar su entorno y no sólo a ellos mismos.

 

Yakult

• En 1930, en Japón, miles de personas murieron de desnutrición crónica debido a la escasez de alimentos e infecciones intestinales por la falta de higiene. Por ello, el doctor Minoru Shirota inició la investigación sobre bacterias lácticas, en las que logró aislar y cultivar el Lactobacillus Casei, cuyos beneficios son fortalecer al organismo para sobrevivir a problemas relacionados con los jugos gástricos y la bilis.
• En 1955, se registró la marca Yakult. La casa matriz se estableció en Tokio con la razón social de Yakult Honsha Co. Ltd. En 1963, adoptó el sistema de ventas “cambaceo”, cuya política es hacer llegar el producto al mayor número posible de personas a un costo accesible, por medio de clientes-compradores.
• En México se iniciaron las primeras actividades en 1981, comienza con el servicio a domicilio en 1982.

Diferencias México – Japón

El principio fundamental en Japón, con el que se educa a los niños “Sino es tuyo, es porque es de alguien más”.

Cosas “perdidas”

Japón

  • En Japón, puedes llevar tu ropa a la tintorería y olvidar que dejaste un billete en tu pantalón o abrigo, cuando regresas por tu prenda, además de encontrarla perfectamente limpia, tendrás de regreso tu dinero, sin duda.
  • En Japón, la gente encuentra una bolsa, cartera, etc, se devuelven, se busca al dueño.
  • Sino es tuyo es porque es de alguien más.

México

  • En México, se levanta la cartera, se mira cuánto dinero hay y se agradece a Dios por ello. “Ay Dios como sabías que lo necesitaba”.

“Dejar todo en su lugar”

Japón

  • En Japón, las personas dejan afuera del metro, sus bicicletas, motos, SIN CANDADOS, o CADENAS.
  • Nadie tiene porque llevárselas, porque tienen dueño y alguien en algún momento regresará por ellas.

México

  • En México, la gente ya no sabe dónde encadenar sus cosas. México gasta mucho dinero en policías, en jefes de policías, en cámaras de vigilancia, en candados y cadenas, porque sólo así, algunas veces puedes recuperar tus cosas.

“Basura”

Japón

  • En Japón, no hay botes de basura en las calles y NO HAY basura en las calles. Las razones son variadas. Los japoneses no suelen comer cuando van caminando en la vía pública y no existen los puestos ambulantes (salvo en festivales especiales); por lo tanto, la generación de basura en la vía pública es mínima.
  • Las tiendas de conveniencia cuentan con basureros pequeños para papel o envolturas, botellas de vidrio, plástico o lata de los productos ahí comprados y consumidos.
  • En los andenes de trenes y metro también se pueden ver pequeños basureros pero sólo para revistas o periódicos, papel y envolturas pequeñas, latas, botellas de vidrio y plástico. Y los supermercados tienen basureros para que se tiren limpios los envases de plástico, cartón o unicel que venían en los productos adquiridos.
  • Pero la razón principal de que las calles de Japón tengan fama de limpias es el código de comportamiento que se aprende desde la infancia. Hay una educación alrededor de la generación de basura en las escuelas y en los hogares: quien la genera es el responsable de ese acto y en consecuencia debe cumplir con ciertas reglas.

  • ¿Cómo se tira la basura?  Se debe comprar un bolsa asignada para el tipo de basura, normalmente son blancas, amarillas o transparentes con letras verdes. El precio que se paga es el impuesto de recolección. Se debe tirar sólo en los días y en los horarios correspondientes a cada tipo de basura. En algunos lugares las bolsas se cubren con una red para evitar que los cuervos abran las bolsas.
  • Horarios para la recolección. Hay zonas más estrictas donde la recolección es de 6 a 8 y el camión pasa a las 8:05 am después de ese horario ya no se puede tirar y debe guardarse en casa. Afuera casi nadie la coloca, sería una grosería a la vista y el infractor sería señalado como el que no tiró la basura a tiempo. Pero también hay zonas más flexibles donde la recolección se realiza más allá del medio día.
  • La basura se tira limpia!!! Por ejemplo, los envases de plástico, vidrio, lata se deben lavar y por eso es muy raro encontrar bolsas de basura chorreantes; los periódicos, las revistas o el cartón se doblan y se amarran.

México

  • En México, vemos pocos botes de basura en las calles, la sociedad no separa la basura, y todos los días es muy común ver las calles llenas de basura, chicles, envolturas de todo tipo. Incluso México, tiene el único buzo de aguas negras en el mundo, por la cantidad de basura que se genera.
  • Los camiones de basura no tienen horas específicas para pasar por las calles. Los mismos camiones revuelven la basura y en muchos lugares es obligatorio pagar porque se lleven tus residuos.

“Cuidado del prójimo”

Japón

  • En Japón, cuando ocurrió el Tsunami en 2011, los supermercados bajaron sus precios, la gente compraba SÓLO lo que necesitaban para ese día, NO HABÍA COMPRAS DE PÁNICO, para que así TODO alcanzara para TODOS.

México

  • En México, durante este tipo de circunstancia siempre estamos rodeados de imágenes de saqueos, y largas filas de compras de pánico, “el que alcanzó, alcanzó”.

“Cortesía con los demás”

Japón

  • En Japón, Son muy educados. La sociedad japonesa es una de las más cívicas que existen. Así, al pasar muy cerca de alguien, aunque no se toquen, siempre piden disculpas; siempre intentan dar preferencia a la hora de cruzar una puerta o subir una escalera y si ven a alguien despistado o mirando un mapa en plena calle es muy probable que se acerquen a ofrecerle ayuda. En lo que respecta al comercio, siempre saludan a los clientes con reverencias y el servicio suele ser rápido y eficaz.

México

  • En México, no existe una cultura del respeto por los demás. Es común que se busque evitar las filas, subir al metro, comprar algo, ingresar a algún lugar, sin tener que hacer fila, y esto se celebra. Si un automovilista logra incorporarse a otra avenida, evitando la larga fila de autos que tenía sobre él, “es un chingón”.
  • Vemos todo el tiempo a la gente molesta, gritándose, empujándose, la mentalidad del mexicano, es “primero yo, luego yo y hasta el último yo”.

 

“Reverencia”

Japón

  • En Japón, la reverencia es una parte integral de la sociedad japonesa, ya que se usa para decir hola, adiós, pedir disculpas, expresar condolencias o simplemente responder instintivamente. Algunos japoneses se inclinan incluso mientras hablan por teléfono.

México

  •  En México, y los países occidentales, el apretón de manos y un abrazo son más comunes.

“Propina”

Japón

  • En Japón, Dejar propinas en restaurantes, hoteles o cualquier servicio que se haya prestado es considerado mala educación, pues para ellos es como un insulto ya que parece que quien da la propina quiere aparentar superioridad.
  • De tal modo que en Japón ni es obligatorio ni se espera que los clientes dejen propina. Es más si se deja algunas monedas en la bandeja del cambio, creerán que fueron olvidadas.

México

  • En México, la propina es una “obligación”, se cree que es requisito dar el 10% por cada servicio.
  • Si alguien no da propina es tachado de “tacaño”.

“Fumar”

Japón

  • En Japón. Hay zonas habilitadas para los fumadores.

  • Hay carteles por todas partes que te recuerdan que NO PUEDES FUMAR o te harás acreedor a una multa.
  • Esta medida se implementó por el alto porcentaje de fumadores que había en las ciudades, con ello se cuida la salud de la gente y se evitan accidentes.

México

  • En México, está prohibido fumar en espacios públicos cerrados.
  • Fuera de eso, se puede fumar a la hora y en el lugar que se prefiera.

“En el transporte público”

Japón

  • En Japón, hablar por el móvil, comer o hacer cualquier ruido es de mala educación. En los trenes se viaja en silencio, es una cosa que beneficia a todos por eso los japoneses lo respetan.
  •  La gente espera a que las personas salga del tren y se forman para entran. De no hacerlo se produciría un gran lío.
  •  El respeto y el bienestar ante todo.

  • ‘Oshiya’ o ’empujadores’, literalmente empujan a los pasajeros en los vagones del metro llenos de gente durante las horas pico. Se les paga para asegurarse de que todo el mundo entra sin quedarse atrapado en las puertas.

México

  • En México, el transporte público es sucio, deficiente, siempre va lleno de gente.
  • No hay filas para ingresar al metro, por el contrario todos entran empujándose y gritándose.
  • No hay respeto por el otro, en el transporte público comemos, nos maquillamos, hablamos por teléfono y hay quien escucha música en su celular a todo volumen y sin audífonos.
  • Nos empujamos todos contra todos.

“Ser un buen líder”

  • Al ser la cabeza, el empresario tiene la responsabilidad de guiar a la gente. Es muy importante fijar metas que no sean exageradas y, cuando se alcanzan esos objetivos, desplegarlos en grande”.
  • Para Kasuga, es importante que los ejecutivos hagan sentir necesarios, útiles y respetados a sus empleados. Esto es lo que el empresario denomina el “sueldo moral”.
  • El sueldo económico no motiva, si tú haces notar a tus empleados sus habilidades, entonces tendrás personal motivado.
  • En tu empresa no crees “elefantes de circo”, empleados que van por un suelo, por necesidad, porque no los corran, porque no los regañen, sin iniciativa, sin compromiso, y así pasan toda su vida hasta que se mueren.

Sobre educación”

  • “Si quieres riqueza para ti y para toda tu gente que te rodea, siembra en ellos educación”.
  • En Latinoamérica nos preocupamos solamente por la educación del conocimiento y por las calificaciones. Lo que nos hace falta es una educación formativa, es decir una educación de valores, dice Kasuga.
  • Si los maestros no pueden pagarles más dinero a los maestros, es obligación de la sociedad brindar sueldo moral de agradecimiento, de reconocimiento, de profunda gratitud.
  • En Japón, a los niños se les enseña, cómo barrer, cómo agarrar una escoba, cómo trapear, cómo no gastar tanta agua. No hay personal que hace aseo, son los mismos chicos los que lo hacen.
  • Es una lástima que NINGÚN PADRE DE FAMILIA quiera que su hijo se convierta en maestro. ¿Entonces quiénes van a educar el futuro de este país?

“Sobre valores personales”

Los valores son los que hacen al individuo ser una persona de calidad. Para tener calidad como empresario, como persona y como empresa en su todo, se deben seguir cuatro pasos:

  • El bien ser: Ser honesto, puntual, limpio, responsable y trabajador.
  • El bien hacer: Hacer todo bien desde un principio.
  • El bien estar: Dar más de lo que se recibe: a la familia, al trabajo, a la sociedad. Al final hace que uno sienta el bien estar, que es sinónimo de felicidad plena.
  • El bien tener: Si se cumple con los tres pasos anteriores y en ese orden, lograrán el bien tener del dinero y las cosas materiales.

“Sobre el fracaso”

  • “Sabemos que puede haber equivocaciones porque entendemos que la gente tiene cualidades pero también defectos.
  • En consecuencia, hay que enseñar a la gente a crecer como el bambú y mostrarles que en las tormentas o fracasos uno puede estar en el suelo pero nunca puede quebrarse, para luego levantarse de nuevo”
  • El error de los empresarios es creer que nadie puede tener errores.
  • Si un trabajador comete un error, lo corren, castigan, regañan y resaltan cada vez ese error, sin reconocer las cosas buenas. Los empresarios están creando empleados con visión de fracasados y no de exitosos.

“Razones para despedir a alguien en Yakult”

  • Por robar.
  • Por faltar mucho.
  • Por llegar tarde constantemente.
  • Por filtrar información confidencial.
  • Por llegar drogado y alcoholizado.

Sobre emprendedurismo

  • “Debemos educar a las empresas, ya que la única forma de generar riqueza es a través de la educación.”
  • “El mejor condimento para un restaurante y la mejor mercancía para un almacén son las pisadas del dueño. Con esto quiero decir que debes estar al pendiente del changarro todos los días, incluso sábado y domingo”
  • El líder de una empresa, debe ser el primero en llegar y el primero en irse
  • El ejemplo es lo que causa admiración, el ejemplo va creando la disciplina en una empresa.
  • Los pescados se pudren siempre por la cabeza, nunca por la cola.
  • “Si ganamos un peso, debemos gastar solo 80 centavos y si no podemos tener todo lo que queremos, debemos cuidar lo que tenemos”.
  • Kasuga sostiene que el éxito de las PyMEs está ligado a la constante inversión en capacitación, cursos o talleres.
  • También es enfático sobre la importancia de tener buenas relaciones con todos los stakeholders, especialmente con los proveedores, ya que éstos serán recíprocos con entregas a tiempo, mejores precios, etc.

Sobre ambientalismo

  • La virtud más noble que debe tener el ser humano, es la limpieza. Si somos bendecidos al vivir en una tierra de riquezas, el principio básico debería ser no maltratarla, no ensuciarla, no ofenderla de esa manera.
  • “Es una pena que a los niños de las escuelas se les castigue recogiendo la basura de los patios. Les estamos dando la idea de que recoger basura es un castigo, es denigrante.”
  • Hay que ser limpios ante todo, enseñarles a nuestros hijos a barrer, a trapear, cómo agarrar la escoba, cómo ahorrar agua.
  • Y recuerda siempre “Cuando te cases, planta un árbol; cuando nazca un hijo tuyo, planta un árbol; cuando entres a la primaria, planta un árbol; antes de cualquier evento realmente importante, planta un árbol.”
La participación social marcará el futuro

La participación social marcará el futuro

Una vez que la mayoría de los mexicanos se decida, quedará a los actores sociales asumir sus responsabilidades, lo que implicará acatar el mandato en las urnas y trabajar con visión de futuro y hacerlo en conjunto, en comunidad con todos, por el bien de México. Urge saber escuchar el signo de los tiempos, abrir oídos y la mente para escuchar y entender la diversidad. Polarizarse es inútil, los extremos nunca han servido. Bienvenida más bien la crítica, el debate, el encuentro dialógico que siempre nos enriquece.

En el futuro, la acética de la vida pública y privada será fundamental, la rendición de cuentas deberá ser un arma que ayude a redirigir el quehacer de nuestros gobiernos. Ninguna iniciativa social puede rendirse a los sentimientos de todos los grupos sociales.

El reto se será complicado, pero bien gestionado puede ser prometedor tanto en el ámbito interno, como en el externo. Sin resultados concretos México y su democracia pagaran la cuenta muy caro. El desafío será el fortalecimiento institucional, la sabia solución de conflictos, los acuerdos y consensos y la objetiva solución de nuestros problemas.

El papel de la iniciativa privada será fundamental pues le corresponde llamar al acuerdo, a la moderación, a la prudencia, deberá hacer un papel político pero sin participar en el juego, le corresponde construir la visión de país que nunca han tenido los partidos y demás actores políticos.

Ocupémonos de la patria, veamos hacia delante, hagámonos cargo de lo sustantivo. Demos seguimiento a los compromisos que se están haciendo en las campañas.

Los temas clave que pueden generar desequilibrios son: El económico y financiero, todas las formas de inseguridad, el combate a la corrupción e impunidad pública y privada,  la defensa de los intereses de México en el ámbito internacional, y el respeto al orden constitucional que supone una actuación siempre en el marco de la legalidad.

Luis Lozano   4 junio, 2018

A. J. Finn o cómo convertir en palabras un trastorno bipolar

A. J. Finn o cómo convertir en palabras un trastorno bipolar

Con la inspiración de ‘La ventana indiscreta’ de Hichtcock, con un particular infierno personal de depresiones antes de que por fin se le diagnosticara hace dos años, cuando tenía 36, un trastorno bipolar, y con los derechos cinematográficos vendidos a la Fox por un millón de dólares de un debut literario que se convertido en un superventas internacional pisaba Barcelona a primeros de este mismo mes el editor estadounidense Daniel Mallory. Entonces era aún un desconocido por estos lares que saludaba con efusividad y simpatía a cada periodista antes de presentarse como A. J. Finn, el seudónimo con el que se ha convertido en escritor gracias a ‘La mujer en la ventana’ (Grijalbo / Rosa dels Vents), un ‘thriller’ de suspense, cuya protagonista sufre agorafofia, que en solo un par de semanas ya está en boca de todos y que este Sant Jordi (a la espera de los datos definitivos) se ha encumbrado como el tercer libro de ficción más vendido de la ‘diada’, tanto en catalán como en castellano.

El éxito ya le sorprendía en su país, pues a la semana de salir a la venta ya se colocaba en el número 1 de la lista de ‘best-sellers’ de ‘The New York Times’. Traducido a 39 lenguas y con un millón de ejemplares vendidos solo en inglés, como fenómeno recuerda a los ‘thrillers’ psicológicos La chica del tren’, de Paula Hawkins, y ‘Perdida’, de Gillian Flynn, quien además le ha transmitido halagos, igual que Stephen King. “Un día vi en mi correo un ‘email’ con su nombre ¡era él! Cualquier cumplido suyo o de Flynn son para tatuártelos en el brazo”, dice sonriente.

Finn cuenta su historia con naturalidad. “Durante 15 años sufrí una depresión severa. Me habían hecho todo tipo de tratamientos, hipnoterapia, del habla, meditación, medicación… sin resultados. Entonces en verano del 2015 por fin me hicieron un buen diagnóstico, tenía un trastorno bipolar, y en seis semanas con una nueva medicación estuve mucho mejor. En la novela quería explorar esta enfermedad mental pero no quería que fuese un tratado de la locura ni la crónica de la depresión porque eso habría sido deprimente, quería una perspectiva distinta. Yo trabajaba como editor y con novela negra, un género que siempre me ha gustado”. No en vano, hizo su tesis, en Oxford, sobre Patricia Highsmith, “pionera del ‘thriller’ psicológico”. 

“Tener una enfermedad mental no diagnosticada y que nadie te crea te hace sentir dentro de un ‘thriller'”

A. J. Finn

Editor y novelista

Ya habían eclosionado los fenómenos de ‘Perdida’ y ‘La chica del tren’. Y entonces, mientras estaba “tumbado en el sofá”, en su apartamento de Nueva York, cual James Stewart en ‘La ventana indiscreta’, junto a Grace Kelly, que veía en la televisión, se encendió la luz en la ventana de la vecina. “Y sí, me quedé mirándola, y entonces llegó una escena donde la actriz parecía mirarme directamente a mí mientras decía: ‘no espíes a los vecinos porque te buscarás problemas’. Y saltó la chispa. Ya tenía la idea para la novela. Quería algo auténtico, orgánico”.

Y entonces volcó sus sensaciones en su protagonista agorafóbica, Anna Fox, una reputada terapeuta infantil que lleva diez meses siendo incapaz de salir de casa, como le había ocurrido a él. “Tener una enfermedad mental no diagnosticada y que nadie te crea te hace sentir dentro de un ‘thriller’ porque no sabes cómo te sentirás al minuto siguiente ni qué va a pasar. Mi trastorno bipolar me ayudó a sentir empatía, algo clave para ponerte en la piel de los personajes, y a tener disciplina, necesaria para escribir un libro”.

La soledad y el voyeurismo

La protagonista vive sola, bebe más de la cuenta y mata el tiempo chateando y espiando a los vecinos hasta que un día cree ver cómo asesinan a su vecina y todo el mundo la toma por loca cuando lo denuncia.“La novela habla de la soledad, de cuán difícil es conectar con la gente y qué fácil es que te malinterpreten o que tú malinterpretes a los demás”. La casa, añade, “primero es un refugio, pero se convierte en un enemigo del que debe escapar”.

“El voyeurismo es un instinto primario que está en nuestro ADN –opina-. Como seres humanos sentimos curiosidad por nuestro entorno y por las personas que nos rodean. Internet, Facebook, hacen que sintamos interés por la vida de los demás”. Ahora lleva tres meses de gira y cuando regrese a casa, confiesa, cree que seguirá espiando a los vecinos -“hacerlo ha dado sus frutos…”, bromea- aunque no había calibrado la posibilidad de que, por la misma regla de tres, fuera él el espiado…

Mujeres protagonistas

Anna Fox, explica, “es divertida, educada, interesante y desprende empatía porque ha luchado mucho con sus problemas de salud mental y hay mucha gente que los ha sufrido o tiene familiares o amigos que los sufren”. Que fuera una mujer, apunta, le ayudó a mantener la perspectiva. Además, añade, es “preocupante que muchas protagonistas femeninas pasen su tiempo pensando en hombres” cuando la mayoría de mujeres que él conoce no son así, “no son damiselas que esperan que el hombre las rescate”.