Deloitte Touche Tohmatsu Limited (llamada de forma abreviada Deloitte) es la firma privada número uno de servicios profesionales del mundo, por volumen de facturación (36.800 millones de dólares en 2016),​ una de las más importantes y prestigiosas del mundo y también una de las llamadas Cuatro Grandes Auditoras (Big Four auditors en inglés), junto a PricewaterhouseCoopers, Ernst & Young, y KPMG. Calificada en los últimos 4 años como el lugar número uno para lanzar una carrera por la revista BusinessWeek.

Los servicios que ofrece a nivel global giran en torno a cinco áreas funcionales: consultoría, impuestos, asesoría jurídica, asesoría financiera y auditoría. Estos servicios pueden variar en cada firma miembro de Deloitte.

De acuerdo con la página web de la organización, en 2016 Deloitte cuenta con 244.400 profesionales en más de 150 países del mundo.

¿Pero qué hace a Deloitte especial? Han desarrollado una estrategia de Deloitte se ha centrado en ser una organización basada en resultados y no en número de actividades

Entender su misión como organización y saber que el recurso más valioso con el que cuenta es su gente han llevado a Deloitte, la firma de servicios profesionales con más prestigio en México, a crecer un 60% en el último lustro y a que más del 20% de sus ingresos provengan de líneas de servicio que hace cinco años no existían, como la asesoría en cumplimiento regulatorio para las compañías constructoras o la asesoría legal (elaboración de contratos, asesoría en fusiones y adquisiciones, asesoría legal en todo tipo de cuestiones corporativas, como disoluciones o liquidaciones, auditorías legales, operación de fideicomisos, financiamiento de proyectos, entre otros).

Tampoco tenía el Foro Cybersecurity, un espacio pensado para ayudar a las organizaciones a enfrentar los desafíos diarios en materia de seguridad de los activos de información.

La estrategia de Deloitte se ha centrado en ser una organización basada en resultados y no en número de actividades.

“Hemos alcanzado estos logros porque entendimos que nuestra misión es crear un impacto significativo en los clientes, en nuestros colaboradores y en la sociedad, aportándoles valor. Toda la organización ha sabido tomar esta misión y aplicarla en su vida diaria para servir a nuestros clientes, con una estrategia muy clara”, apunta Francisco Pérez Cisneros, director general de la firma en nuestro país.

Más aún, la estrategia de Deloitte se ha centrado en ser una organización basada en resultados y no en número de actividades.

“Antes nos fijábamos más en las actividades. Son tan atrayentes que pueden hacer que pierdas de vista lo que quieres alcanzar con ellas. Actualmente, antes de hacer cualquier cosa definimos lo que vamos a lograr. Así es mucho más fácil encontrar la ruta a seguir. No abrimos una línea de servicio si no vamos a estar dentro del top 5”, apunta.

De ahí que el reto más duro durante su gestión haya sido lograr que toda la organización mire hacia el mismo objetivo. “Si no tienes la misma meta, todos los objetivos parecen brillantes, pero avanzaríamos en distintas direcciones. Este ha sido el reto: asegurar que todos estemos en el mismo canal”.

Asimismo, la firma sabe que la fuerza de su negocio se concentra en el desarrollo y crecimiento de su gente, “porque es precisamente el talento lo que nosotros vamos a llevar con nuestros clientes”.

Hoy la firma cuenta con 5,500 colaboradores en México [aproximadamente 245,000 en 150 países] y Pérez Cisneros ha sido uno de los mayores promotores del proyecto más ambicioso de la firma: Deloitte University D.Líderes, que anualmente significa una inversión de aproximadamente 200 millones de pesos para programas de aprendizaje, ideas, formación y gestión de talento.

Deloitte University D.Líderes es un modelo de excelencia que promueve el crecimiento a nivel personal y profesional de los nuevos talentos de Deloitte, así como de sus colaboradores recién promovidos. El modelo de gestión de talento de la firma se focaliza en el desarrollo de habilidades a través de métodos personalizados de aprendizaje basados en estudio de casos, diálogos, debates, practicas, simulaciones, dinámicas y entretenimiento.

“Siempre que hablamos de talento hay que hablar de cómo se atrae, se retiene y se desarrolla. Para atender el talento, nosotros apostamos por su desarrollo aquí adentro. Si la gente de fuera ve que nos preocupamos por el desarrollo y crecimiento de nuestros colaboradores, seremos atractivos. Y si dentro nuestra gente ve que la ayudamos a crecer, va a querer quedarse con nosotros. Nuestra fortaleza es nuestro talento”.

Un hombre privilegiado

Con 32 años de carrera en Deloitte y en su segundo periodo como CEO, Pérez Cisneros describe la oportunidad de ser líder de la organización como un privilegio y la ocasión de servir a sus socios y colaboradores.

“Mi trabajo es ver cómo le hago la vida más fácil a mi equipo, y estoy muy agradecido por este privilegio”.

Su trayectoria también refleja lo que la firma ofrece a su gente. Luego de 10 años de trabajo fue promovido como socio, el máximo nivel de la organización. “Aquí puedes crecer hasta donde quieras”.