Puebla es un lugar que todo el mundo debe de visitar por lo menos una vez en la vida por su historia, su belleza arquitectónica, su comida y cultura. Pero para aquellos que solo cuentan con poco tiempo, en Forbes Life seleccionamos los lugares que no pueden faltar en la visita. 

La ciudad de Puebla fue reconocida en 1987 como Patrimonio de la Humanidad (UNESCO). El arte, la gastronomía, la cultura y las artesanías son puntos que nadie puede pasar por alto a la hora de pasearse por esta ciudad.

Parque Ecológico Revolución Mexicana 

Para empezar el día qué mejor que llenar los pulmones de aire puro mientras se disfruta de un paseo por este enorme jardín que cuenta con canchas de paddle, tenis, zona para patinetas, un mini golf, un tren infantil, una pista para bicicletas de casi 4 km y una cancha de fútbol rápido.

En fin de semana abren una tiroteas de 300 m de largo, los amantes de la aventura podrán disfrutar del paisaje a 19 m de altura.

La Casa del Mendrugo 

Para los amantes de la gastronomía recomendamos este restaurante de cocina de autor con mezcla española y poblana. Aquellos que quieran un ambiente más relajado tienen la posibilidad de comer en el bar mientras disfrutan de una cerveza acompañada del menú de tapas. Aquí algunas de sus propuestas:

  • Tapa de queso Raclette con tapenade, aceitunas y germinado de alfalfa
  • Tapa de Jamón Serrano montada en pan tomate
  • Tapa de queso de cabra con vino tinto

El menú más tradicional está pensado en un espacio de ‘fine dinning’ y es ideal para ir a disfrutar de una comida o una cena maridada con la amplia propuesta de vinos que presentan. Lo destacado del menú:

  • Chalupas poblanas
  • Solomillo de cerdo con un glaseado de café y miel de agave
  • Mole poblano

La Catedral Basílica de Puebla 

Una visita típica, es un imperdible, uno de los monumentos más representativos de Puebla y para aquellos que nunca han tenido la oportunidad de visitar la ciudad, es necesario que ver la Catedral se convierta en prioridad.

El obispo de Tlaxcala, fray Julián Garcés, fue el pionero en su desarrollo en 1536 y 1539. Más adelante el virreinato mando construir un templo más grande pero por falta de dinero la obra se detuvo en 1626 y en resumen, su construcción terminó en 1690 con la lateral de San Cristóbal. La Catedral es un símbolo de la historia de Puebla y es un monumento que impone tanto por su belleza como por su grandeza.

Barrio del artista 

Un rincón de Puebla que cuenta con una fuente barroca y se respira arte en el aire. Talleres de artistas abiertos a la visita del público y el ambiente bohemio que envuelve e invita a tomarse un café mientas se contempla el movimiento de la gente que parece sacado de una película.

Los Secretos de Puebla 

Hasta el 31 de julio se podrá disfrutar de este recorrido en el que un guía llevará al público a conocer los secretos de la ciudad, el sistema de conexión de los pasajes secretos de Puebla mientras narra el legado histórico que vive en sus calles. El Puente de Ovando es el inicio del tour y termina a un costado de la calzada Zaragoza.