Libro del Mes  |   Marzo 2017

Un amor fincado solamente en la pasión pronto se apaga, a medida que el polvo de las decepciones va mermando la relación y la intimidad de la pareja.

Me estoy leyendo este libro porque me llamaron la atención algunas conclusiones entresacadas de él que me habían llegado por distintos medios. Y no me ha decepcionado, todo lo contrario: sin ser un libro de descubrimientos deslumbrantes, sí es muy afinado y didáctico en sus disquisiciones sobre las diferencias entre hombres y mujeres a la luz de la neurociencia.

Hombres y mujeres llevamos más de diez mil años viviendo juntos y todavía ignoramos los motivos de las divergencias entre uno y otro sexo, lo cual genera no pocos conflictos que muchas veces se resuelven en ruptura. Perdón por el oxímoron.

No se trata de pretender llegar a ser iguales, sino de ser más felices sabiendo por qué somos distintos y actuando en consecuencia. Creo que regalaría este libro a quienes estén pasando por una crisis conyugal o de pareja, a aquellos que vayan a iniciar una relación sentimental o, simplemente, a aquellos que quieran ahorrarse disgustos con sus parejas. Con oportuno sentido del humor y sin desbarrar en enfoques machistas ni feministas -ya digo, todo tamizado por una amena aplicación de la neurociencia- se dan respuestas a preguntas tópicas y típicas de las relaciones entre los dos sexos:

¿Por qué mi marido habla sólo en monosílabos?¿Por qué mi mujer no perdona y mucho menos olvida? ¿Por qué las mujeres sólo piensan en el amor? ¿Por qué los hombres sólo piensan en el sexo? ¿Por qué los hombres son tan lentos y las mujeres tan desesperadas? ¿Por qué los hombres son tan desidiosos y las mujeres tan obsesivas?

Nuestra labor como familiólogos es ayudar a los matrimonios, familias, parejas y personas a discernir puntos de vista; a valorar cada situación y ponerlas en su exacto contexto. Ayudarlos a identificar esos pequeños detalles que marcan la diferencia entre un matrimonio para toda la vida y uno de 3 meses.

Cada reacción femenina y/o masculina tiene generalmente un ¿Por qué y para qué?, y eso es precisamente en lo que deberemos contribuir como futuros familiólogos, en identificar esos porqués y buscar soluciones en los que ninguno de los dos pierda y todos salgan ganando. En los que encontrando la solución al problema encontremos un ganar, ganar, en el que ceder y perder algunas batallas no signifique perder la guerra, sino por el contrario ganar confianza, amor y respeto.

Esa es nuestra labor, “Edificar al matrimonio, para Edificar a la sociedad”.

Autor

Dr. Jesús Amaya Prado
Licenciatura en Ciencias de la Educación con acentuación en Educación Especial en la UdeM.
Especialización en Kinesiología y Disfunción Cerebral en el Centro de Investigaciones Biopedagógicas en la Cd. de México.
Maestría en Desarrollo Organizacional en la UdeM.
Maestría en Psicopedagogía Clinica en España.
Doctorado (Ph.D.) en Curriculum y Aprendizaje con la acentuación en Tecnología Educativa y Sistemas Cognitivos en la Universidad Norte de Texas.
Estudios de Postdoctorado (1 año) en el área de Brain Research en el Programa de Velma Schmidt de la Universidad Norte de Texas.

Dra. Evelyn Prado Maillard

Licenciatura en Psicología con acentuación en educativa (Universidad de Monterrey)
Certificación en educación primaria, en educación bilingüe e ESL (inglés como segundo idioma) por el estado de Texas en los Estados Unidos
Maestría en Desarrollo Organizacional (Universidad de Monterrey)
Maestría en Psicopedagogía Clínica en España
Doctorado (Ph.D.) en Psychology Counseling (Kensington University)

 

Para adquirirlo

http://www.gandhi.com.mx

Amazon