Es conferenciante de Speakersmexico.com desde hace siete años en los que muchos estudiantes, empresarios y personas en general ha tenido la fortuna de escuchar su conferencia y aprender de ella. Es un hombre sencillo, que ahora está en la etapa de trascender.

Es uno de los 15 empresarios más importantes de México, dueño de Yakult, con una venta de tres millones 250,000 vasitos diarios.

“Soy hijo de inmigrantes japoneses que en los años 30 tuvieron la gran visión de escoger la tierra mexicana y con moldes japoneses me hicieron”

La innovación se traduce en su mentalidad de negocios, en una reciente entrevista para Forbes dijo lo siguiente: “Yo estoy en una etapa de ‘abuelo’; en mi empresa, a los 21 años de trabajo, como en todas las empresas japonesas, di mi lugar como director general a otra persona que se convirtió en el ‘papá’ de la compañía y quien sale es el ‘abuelo’. Mi función ahora es estar una vez por semana o cuando se requiera al tanto de la firma”

Carlos Kasuga Osaka, empresario hijo de padres japoneses que emigraron al país, es egresado de la Escuela Bancaria Comercial, en donde se graduó en la carrera de Contador Público y actualmente es un visionario que se desempeña como industrial.

Preside el Consejo Directivo de Distribuidora Kay, empresa dedicada a la manufactura de juguetes inflables, así como del Consejo Directivo de la empresa Yakult, compañía que elabora productos lácteos fermentados, y dirige K Line de México, firma de transporte marítimo.

Como parte de sus actividades socioculturales, Carlos Kasuga Osaka está al frente del Consejo de la Fundación Grupo Alimentaria, es vicepresidente del Comité de las Celebraciones del Centenario de la Migración Japonesa a México, y preside, además, del Instituto Internacional de Ciencias de la Vida, asociación civil que opera en México.

Es expresidente de diversas asociaciones e instancias, como la Asociación Mexicana Japonesa, del Comité de las Celebraciones del 90 Aniversario de la Migración Japonesa a México, de la Asociación Panamericana Nikkei, de la Federación Panamericana de la Leche, y presidió y fundó el Liceo Mexicano Japonés.

“Mientras en Japón se educa bajo el principio de ‘si no es tuyo es de alguien más’, en México no se invierte en educación formativa, una instrucción que no sólo es responsabilidad de las escuelas, sino que compete a todos y cada uno de los mexicanos. Es necesario empezar por nosotros mismos en nuestro diario actuar”, considera Carlos Kasuga.

“México tiene todo para ser una gran potencia, honesta y trabajadora, siempre y cuando se brinde una educación formativa”, opina.

Don Carlos asegura que la base del éxito de Yakult está precisamente en educar a sus colaboradores para que “sean hombres de calidad”.

Esto lo ha logrado, gracias a cuatro principios aplicados durante tres décadas al frente de la compañía: el bien ser, el bien hacer, el bien estar y el bien tener.

Los valores, explica, no tienen título ni traen maestría. Los valores son los que hacen al individuo ser una persona de calidad. Para tener calidad como empresario, como persona y como empresa en su todo, se deben seguir cuatro pasos:

1) El bien ser: Ser honesto, puntual, limpio, responsable y trabajador.

2) El bien hacer: Hacer todo bien desde un principio.

3) El bien estar: Dar más de lo que se recibe: a la familia, al trabajo, a la sociedad. Al final hace que uno sienta el bien estar, que es sinónimo de felicidad plena.

4) El bien tener: Si se cumple con los tres pasos anteriores y en ese orden, lograrán el bien tener del dinero y las cosas materiales.

Kasuga destaca que una de las necesidades de todos los trabajadores en este país es contar con un “sueldo moral”, pues nadie desempeña su trabajo únicamente por su remuneración económica: el sueldo no motiva a la gente, sino el sentirse querido, útil y necesario.

Nos invita amar la naturaleza, a que en cada acto importante de la vida plantemos un árbol: “Cuando te cases, planta un árbol; cuando nazca un hijo tuyo, planta un árbol; cuando entres a la primaria, planta un árbol; antes de cualquier evento realmente importante, planta un árbol.”

Si practicas esto que te dice Carlos Kasuga algo pasara en tu vida. “Si tu padre y tu mamá plantaron un árbol cuando naciste, a ese árbol que tiene ahora más de 20 años lo quieres porque significa mucho para ti”, dice.

Fuente:

Africa Need Ghandi
Diario el Clarín

URL:

www.mkgandhi.org