Mahatma Gandhi es considerado líder mundial en la cultura de la no-violencia. Sus aportes vienen de su vida misma, de la manera en que apoyado por los medios de comunicación, logró la independencia de la India sin hacer un solo disparo contra la inclemencia inglesa. La manera en que políticamente dirigió a los hindúes a canalizar su batalla independentista mostrando la resistencia pacífica fue escrita en la historia con letras de oro.

 

“No queremos permanecer como ranas en una charca. Estamos alentando una federación mundial. Ésta solamente vendrá a través de la no-violencia. El desarme es posible sólo si ustedes utilizan la incomparable arma de la no-violencia.”

 

Hablar de Mahatma Gandhi, es reconocer su condición de luchador, sin llegar a la violencia, posición que lo hizo merecedor de ser el líder nacionalista que llevó a su país a lograr la independencia mediante una resistencia pacífica.

“No queremos permanecer como ranas en una charca. Estamos alentando una federación mundial. Ésta solamente vendrá a través de la no-violencia. El desarme es posible sólo si ustedes utilizan la incomparable arma de la no-violencia.”

Tras la primera Guerra Mundial, inició su movimiento de resistencia pasiva, que se extendió por toda la India al aprobarse las leyes de Rowlatt en 1919, a través de las cuales se daban a las autoridades coloniales británicas poderes de emergencia para hacer frente a las denominadas actividades subversivas.

Encarcelado en numerosas ocasiones y capaz de movilizar o detener a millones de indios, nunca recurrió a la violencia, promoviendo siempre la cultura de la paz. Con la enseñanza de la filosofía de Gandhi, se hace necesario desarrollar a través de la educación, en nuestros niños y niñas los valores de la construcción de un país más democrático, justo y responsable en la edificación de la paz que erradique los hechos de violencia.

Mahatma Gandhi, líder nacional y espiritual de la India, fue asesinado a tiros el 30 de enero de 1948 por un fanático hinduista.

La clave de la paz está precisamente en el respeto al derecho ajeno. Por tanto es necesario que la sociedad desde la diferente instancia, sectores gubernamentales y no gubernamentales, se unan de forma permanente para trabajar en la formación de seres humanos solidarios, dispuestos y colaboradores a solucionar problemáticas sociales.

“La no-violencia es un arma incomparable, que puede ayudar a todos. Yo sé que no hemos hecho mucho por el camino de la no-violencia y sin embargo, si tales cambios sobrevienen, asumiré que es el resultado de nuestro trabajo durante los últimos veintidós años y que Dios nos ha ayudado a alcanzarlo.”

Fuente:

Africa Need Ghandi
Diario el Clarín

URL:

www.mkgandhi.org